Información CeU Puriscal

Horario de atención:

  • Martes a sábado: 8:00 a.m. a 4:30 p.m.

Teléfono:2234-3236 extensión 4500

Dirección: De la esquina noroeste del Parque de Puriscal, 100m oeste y 25m sur

 

Slider

Anuncios

Consejos para practicar los valores que más se dificultan en nuestra vida vamos a iniciar con:

La Tolerancia

No debemos crear una barrera con los demás, aprendamos a aceptar distintos pensamientos y ser más tolerantes.

"Ser más tolerantes no quiere decir que debamos dejar de defender nuestros propios pensamientos y opiniones”

Pequeños consejos:

Cuando nos interesamos en los demás y no nos empeñamos en imponer nuestro criterio, nuestra personalidad se hace más firme y nos mostramos más sabios; debemos dejar a un lado las actitudes egoístas y tercas porque no nos conducen a nada.

Antes de contradecir lo que otro piensa, es imprescindible que contemos hasta diez y analicemos lo que vamos a decir para que no ridiculicemos a los demás, pues cuando se hiere a alguien es difícil que se olvide.

· Es necesario que abramos un poco la mente. ¿Cómo hago esto?

Pues sencillo, si el otro comienza a debatir sobre algo que nos parece irracional, tratemos de no ponernos a la defensiva y a prejuzgarlo. No pongamos nosotros la barrera, vamos a permitirnos escuchar.

· Cuando otra persona esté hablando, hagamos el ejercicio de ponernos en sus zapatos y tratemos de pensar como él o ella, pues muchas veces la otra persona vive una realidad donde las cosas sólo se pueden ver de determinada manera. En caso de que realmente no entiendas algo, no temas en preguntar, pero hazlo respetuosamente.

patitos negros

Reflexión:

El hombre debe ser siempre flexible como la caña, pero no rígido como el cedro. Johann J. Engel

LecturaLos Duendes Malvados:

Había una vez un grupo de duendes malvados en un bosque, que dedicaban gran parte de su tiempo a burlarse de un pobre viejecito que ya casi no podía moverse, ni ver, ni oír, sin respetar ni su persona ni su edad.

La situación llegó a tal extremo, que el Gran Mago decidió darles una lección, y con un conjuro, sucedió que desde ese momento, cada insulto contra el anciano mejoraba eso mismo en él, y lo empeoraba en el duende que insultaba, pero sin que los duendes se dieran      cuenta de ello. Así, cuanto más llamaban "viejo tonto" al anciano, más joven y lúcido se volvía éste, al tiempo que el duende envejecía y se hacía más tonto. Y con el paso del tiempo, aquellos malvados duendes fueron convirtiéndose en seres horriblemente feos, tontos y torpes sin siquiera saberlo. Finalmente el mago permitió a los duendes ver su verdadero aspecto, y éstos comprobaron aterrados que se habían convertido en las horribles criaturas que hoy conocemos como trolis.

Y tan ocupados como estaban faltando al respeto del anciano, no fueron capaces de descubrir que eran sus propias acciones las que les estaban convirtiendo en unos monstruos, hasta que ya fue demasiado tarde

duende

Autor... Pedro Pablo Sacristán