La Iglesia católica escogió un Papa latino para el mundo

265 pontífices fueron electos antes de que el mundo viera a Jorge Mario Bergoglio, de origen latino, convertido en el máximo jerarca de la Iglesia católica. Francisco es el Papa número 266.


En América Latina se concentra, aproximadamente, 40 por ciento del total de creyentes católicos.

 

Un hombre austero, sencillo y conciliador son solo algunas de las características del Papa Francisco. Desde esta perspectiva y sobre todo del hecho particular de su condición latina, las esperanzas de una nueva era de la Iglesia católica se ciernen sobre su pontificado.

 


Una afinidad particular por los más desvalidos parece estar presente en el Sumo Pontífice. Y como es de esperar de cualquier Papa una intención por construir la paz. "Uno de los títulos del Obispo de Roma es «Pontífice», es decir, el que construye puentes, con Dios y entre los hombres. Quisiera precisamente que el diálogo entre nosotros ayude a construir puentes entre todos los hombres, de modo que cada uno pueda encontrar en el otro no un enemigo, no un contendiente, sino un hermano para acogerlo y abrazarlo", declaró Francisco al cuerpo diplomático que lo acompañó durante su investidura.


En esta tarea, reconoce como fundamental intensificar el diálogo entre las distintas religiones, "creo que en primer lugar con el Islam", aseveró el Sumo Pontífice. "Y también es importante intensificar la relación con los no creyentes, para que nunca prevalezcan las diferencias que separan y laceran, sino que, no obstante la diversidad, predomine el deseo de construir lazos verdaderos de amistad entre todos los pueblos".


La lucha contra la pobreza, tanto material como espiritual; edificar la paz, construir puentes, evitar la destrucción y proteger a los más desvalidos es parte del llamado que el máximo jerarca del catolicismo hace a los líderes mundiales. La tarea del argentino no es sencilla, los retos por enfrentar son muchos, el mundo expectante sigue de cerca sus pasos.


Para contar con una visión más amplia acerca del camino por recorrer del nuevo Papa. Acontecer conversó el presbítero Mauricio Víquez.

 

¿Qué aporte particular se genera con el nuevo Papa jesuita?


No estamos en condiciones de saber qué tipo de aporte dará por lo temprano del pontificado. Sin embargo, hay elementos que hacen suponer novedades: es latinoamericano, religioso jesuita y con una amplia experiencia pastoral de cercanía con sus gentes, incluso, con los más pobres de su diócesis.

 


¿Qué puede interpretarse de la elección del primer Papa latino en la historia de la Iglesia católica?


Pues es un voto de confianza en la Iglesia de América Latina. Son ya cinco siglos de historia evangelizadora. Es como obtener la mayoría de edad.


¿Qué postura podemos esperar del nuevo Papa?


Hay elementos de comunicación y de imagen que se puede esperar que cambien, pero hay puntos de doctrina cristiana que no pueden ser tocados por ningún Papa ni por ningún obispo, pues la revelación no es de nadie y obliga a todos.

 

¡Cuántos pobres hay todavía en el mundo! Y ¡cuánto sufrimiento afrontan estas personas! Pero hay otra pobreza, la pobreza espiritual de nuestros días, que afecta gravemente también a los países considerados más ricos. Papa Francisco

¿Qué tipo de liderazgo ejercerá?


El normal en un Papa que sabe que es pastor supremo. Ha dicho que está para servir pero eso no es novedoso pues las dos letras 's' antes de su nombre no significan 'su santidad' sino 'servus servorum', o sea, siervo de los siervos. El mismo palio que recibió en la misa de inauguración del pontificado hecho de lana de ovejas y que va en los hombres indica que carga sobre si el peso de toda la Iglesia.


¿Cuáles son los principales retos de Francisco?


Hay muchos, pero sobre todo de cara a renovar la curia romana y hacerla más operativa, animar la puesta en marcha del concilio y asumir el reto de la nueva evangelización como proyecto pastoral del siglo XXI.


Obviamente, que hay otros retos como enfrentar la secularización de occidente, el tema de la relación con el agresivo Islam y el tema ecuménico.


Después de los escándalos de abuso sexual, la segunda crítica que recibe la Iglesia católica y en particular el Vaticano es el ostentoso estilo de vida. Bergoglio ha demostrado ser un hombre austero y recientemente ha dejado ver su intención de poner límites a tal situación, ¿considera usted que Francisco podrá realizar cambios profundos en el Vaticano en este sentido?


La idea de la vida ostentosa del Papa es un mito. Es un hombre que no posee nada de lo que le rodea que es, además, Patrimonio Cultural de la Humanidad y que debe ser cuidado por esa razón. La idea de lujos del Vaticano es una mentira elaborada con cuidado por los forjadores de leyendas negras.


Juan Pablo II al morir tenía solo en propiedad un recuerdo de su hermano muerto en la I Guerra Mundial y Benedicto XVI solo tiene sus libros y unos estantes. Hasta ahora el Papa actual ha mostrado cambios solo en su apariencia física un poco descuidada. Eso no es relevante sino accidental y bastante destacado por medios que se detienen en lo periférico en demasiada frecuencia.


En términos generales, ¿cuál debe ser el currículo de un cardenal para tener mayores posibilidades de ser electo Papa?


Ya se vio que los cardenales sorprenden. No contó un currículo brillante académico ni eclesiástico. Los criterios pueden ser otros como, por ejemplo, experiencia pastoral y de servicio en medio de regiones del mundo exigentes de encuentro y dialogo. En todo caso, hay que contar con la acción del espíritu.


¿Considera que Francisco es un Papa moderno?


Moderno es una expresión equivoca. Puede estar abierto al dialogo y hábil para la comunicación y para la cercanía con las gentes. Pero no puede ir más allá de donde la misma revelación cristiana se lo permita... no es el dueño de la fe cristiana y su depósito de fe sino su servidor.


¿Se pude considerar que un Papa es moderno a pesar de que se declare en contra del pensamiento secular?Vaticano


Justamente se trata de enseñar al mundo una vía y no plegarse a lo mundano. Es el reto de todo Papa: mostrar la vía del evangelio aun contra corriente. El mensaje del Papa y la Iglesia ha de ser el de elevar la vida de los hombres a lo auténticamente humano y ello no es siempre el camino popular o de moda.


¿Hay nombres vetados que el Papa no puede elegir?


Puede escoger el que desee. No hay ninguna limitación y apenas es escogido se le confirma en su decisión de aceptar la carga de la Iglesia. Una responsabilidad que tiene muy poco de privilegio o poder sin más.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

{jcomments on}