Edición 30 - 7

 

Lineth Mora Morales
Delegada de la Defensoría de los Estudiantes.

 


Cuando un instrumento de evaluación llega a las manos del estudiante éste debió llevar un proceso de revisión por parte de la cátedra y otros funcionarios encargados; por tanto, no deberían contener errores que distraigan al alumno, lo hagan perder tiempo y le provoquen inseguridad. Cuando sometemos a apelación los resultados de las pruebas por estos errores, muchos tutores y encargados de cátedra no aceptan su equivocación en la primera oportunidad y nos alargan el proceso de apelación. Por tanto, si me preguntaran diría que debe tenerse presente el Reglamento General Estudiantil en lo que se refiere a la Evaluación de los Aprendizajes.

    

Respuesta:

 

 
El valor que posee el proceso de evaluación de los aprendizajes requiere de un esfuerzo permanente por desarrollar modelos adecuados, mejorar los instrumentos y los resultados. Para la Vicerrectoria Académica es una labor permanente realizada desde el Programa de Apoyo Curricular y de Evaluación de los Aprendizajes –PACE en labor conjunta con los Comités de evaluación establecidos en las Escuelas y SEP, en apoyo a la responsabilidad de los encargos de Cátedra. Esto requiere tanto de considerar criterios académicos como lo establecido por el Reglamento General Estudiantil.

En el nuevo Reglamento se ha considerado darle agilidad a las respuestas, en tanto la apelación se resuelve en la misma Escuela. Es importante que se indiquen puntualmente los casos de retraso, para abandonar una solución directa.

Olman Díaz, vicerrector académico.{jcomments on}