Expertos coinciden que desarrollo turístico del Pacífico Central tiene que surgir de su realidad

Transnacionales provocan pérdida de cultura, historia e identidad regional

 

Desarrollo inmobiliario y hotelero genera extremas brechas sociales

 


Turismo tiene que estar vinculado con historia, costumbres y cultura de las comunidades.¿Es el turismo una alternativa para la Región Pacífico Central? Con esta interrogante se abrió el foro de discusión acerca de desarrollo, el cual lleva a cabo el Centro de Investigación en Cultura y Desarrollo (CICDE) de la Universidad Estatal a Distancia (UNED) como parte del ciclo de conferencias que vienen realizando desde principios de este año.

    

La actividad tuvo lugar en el Centro Universitario de Orotina, donde participaron los conferencistas Germán Chacón, director regional del Ministerio de Planificación (MIDEPLAN) y Abelardo Morales, investigador de FLACSO-Costa Rica. Ambos expertos concluyeron, que el desarrollo turístico tiene que visualizarse desde la realidad local, a fin de conservar las tradiciones, cultura y costumbres.

  

Para Luis Paulino Vargas, director del CICDE, dichos foros tienen como finalidad discutir temáticas de interés nacional, las cuales generen espacios de debate y reflexión entre la comunidad y la academia. Asimismo, señaló que el motivo de salir a las regiones para compartir estas temáticas es fundamental, porque de esta manera se democratiza el conocimiento y se descentraliza las actividades que normalmente se llevan a cabo en la sede central de la universidad. "Ya hicimos un foro en La Cruz y la experiencia fue enriquecedora, ahora estamos en Orotina y próximamente realizaremos otros en Puriscal, San carlos y la Zona del Caribe".

  

Según Germán Chacón, la actividad turística en la Región Pacífico Central resulta compleja, debido a que existen desequilibrios que son acompañados de formas de desarrollo transnacional, es decir, de capital extranjero, que como resultado de sus inversiones en Costa Rica provoca la pérdida de cultura, identidad e historia local. Igualmente, manifestó que para que exista un buen desarrollo turístico, es necesario construirlo desde las realidades regionales, y no desde el desarrollo de infraestructura hotelera e inmobiliaria.

  

"Si hablamos de industria turística, como una industria sin chimeneas, podemos afirmar que esto se da a partir de la década de los 90. En la actualidad, el Pacífico Central se compone por una extensión de 3787 km², territorio que es habitado por más de 243 mil personal, con una Población Económicamente Activa (PEA) cercana a 97 mil habitantes; esta región está integrada por Puntarenas, Montes de Oro, Esparza, San Mateo, Orotina, Garabito, Parrita y Aguirre. Entonces, retomando la industria turística y las características de la región, a mí me resulta sumamente preocupante, que de estos datos generales se desprenda lo siguiente: del total de la población, 52.3% tiene trabajo y 40% está desempleada", expresó Chacón.

  

"En cuanto a los contrastes que existe entre los diferentes cantones, se puede mencionar a Garabito y Parrita, mientras el primero tiene una baja tasa de desempleo, Parrita presenta altos índices desempleo, que dicho sea de paso, se agrava porque presenta 30% de analfabetismo. En ese sentido, es que se debe de reorientar el desarrollo turístico, sin apartarse de la realidad de cada comunidad. Digo esto porque el Pacífico Central a transmutado, convirtiendo a su sociedades agrícolas y de pesca artesanal, a sociedades capitalistas de consumo, que han venido a transformar y debilitar la cultura local y regional", añadió.

  

A juicio de Chacón, es importante rescatar y fortalecer las tradiciones culturales, para así ponerlos al servicio del turismo, de manera que el visitante no solo se lleve de la región los atractivos naturales, sino que aprendan parte de la historia y costumbres de cada cantón.

  

Por su parte, Abelardo Morales, investigador de FLACSO-Costa Rica, indicó que el país sufre fuertes embates de capital transnacional, el cual está atacando principalmente la Zona Norte, provocando serios problemas, debido a la creciente desigualdad social.

  

"Hemos hecho un estudio en Guanacaste y en otras zonas costeras, en estos últimos años he venido trabajando también el tema de turismo rural comunitario y de pequeñas empresas turísticas. En el caso de Costa Rica, identificamos que hay varios clusters de desarrollo turístico (conjunto de empresas e instituciones que a partir de la puesta en valor de los recursos turísticos interactúan en los destinos para satisfacer la demanda), los cuales llevan a cabo megaproyectos en playas del Coco y Papagayo", expresó Morales.

  

"En la actualidad, estamos en una región del istmo que se inserta de manera periférica o marginal en la imaginación de una economía globalizada y transnacional, y esto hace que las condiciones se hayan venido profundizando más en la región. En ese sentido, es relevante decir que el turismo no es nuevo, lo que es realmente nuevo son las características que hoy tiene esta práctica, que dicho sea de paso, Costa Rica está siendo invadida por una economía de servicios turísticos, muy diferente al turismo rural comunitario", agregó.

  

Finalmente, Morales dijo, que dichos megaproyectos turísticos ha generado en la Zona Norte transformaciones importantes, los cuales han generado la migración e inmigración de personas, quienes buscan mejores oportunidades laborales pues en la actualidad, las ofertas laborales se centran en trabajos de construcción hotelera.

  

Uno de esos casos es Sardinal, que ha sufrido cambios drásticos pues so población dejó de realizar actividades agrícolas y de pesca artesanal para realizar otras prácticas ajenas a sus costumbres y cultura.

  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

{jcomments on}