Pesca artesanal del pez león pretende evitar depredación de ecosistemas marinos

Desde la UNED, el PROCIP participa en las acciones para controlar esta especie invasora


Científicos han constatado que el pez león se alimenta de crustáceos y moluscos y se adapta con gran rapidez al consumo de nuevas presas, lo que representa una amenaza para la biodiversidad y la vida marina. En aras de controlar esta especie invasora, varias instituciones, entre ellas la Universidad Estatal a Distancia (UNED), organizaron un torneo de pesca artesanal en el Caribe sur.


Pescadores del Caribe sur se organizaron a través de su Asociación, para celebrar el II Torneo de pesca artesanal de buceo apnea (a pulmón) del pez león, con la colaboración de INCOPESCA, del Programa Integral de Investigación para el Desarrollo de las Ciudades Portuarias de Costa Rica (PROCIP) de la Vicerrectoría de Investigación de la UNED, y de la sede del Caribe de la Universidad de Costa Rica (UCR).


Róger Ríos Duarte, coordinador del PROCIP, comentó que la actividad se realizó el pasado sábado con el fin de sensibilizar acerca del problema que este pez representa, así como de las posibilidades que tiene la población de consumirlo sin riesgo alguno.


Artículos científicos dan cuenta que dicho pez se alimenta de varias especies de peces, como pargos, loros, meros, damiselas, gobios, cardenales, limpiadores, roncadores y blenio. Asimismo, ingiere crustáceos pequeños, como cangrejos araña, langostas juveniles y camaroncitos boxeador.


Un dato alarmante es que el pez león puede causar una reducción de 79% en las densidades de peces jóvenes en un arrecife.


En el torneo participaron cinco equipos de pescadores que compitieron por capturar el pez más grande, el más pequeño y la cantidad mayor. Así, los primeros lugares lograron 18 peces y uno de 34 centímetros y 680 gramos, y otro ejemplar de 12 centímetros y 11 gramos.


El pez león...


De acuerdo con Ríos Duarte, el pez león (P. Volitans) procede del Océano Índico tropical y del Pacífico Occidental. En Costa Rica, se detectó su presencia en aguas del Caribe hace más de una década, tal parece que como consecuencia de las aguas de lastre.


Su presencia en Limón está afectando las actividades económicas enfocadas al turismo y la pesca. En estas aguas se han encontrado especímenes que superan los 40 centímetros y habitualmente se les ubica en los arrecifes coralinos y en lagunas costeras de poca profundidad.


Su coloración a rayas le permite fácilmente pasar inadvertido, lo que también representa un riego para los buzos y nadadores, pues su veneno puede inocular a través de sus largas aletas huecas, en caso de que una persona sea pinchada.


En países como México y Colombia, han optado por erradicarlo y aprovechar su carne para el consumo local.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

{jcomments on}