Investigadores de la UNED estudian condiciones de vida de los jilgueros en Costa Rica

 

Estudio pretende potenciar ecoturismo gracias al interés que generan aves

  

El yigüirro (Turdus grayi), Ave Nacional de Costa Rica, y el jilguero  son dos especies de la familia Turdidae. (fotonatura.org)Un grupo de científicos analiza las condiciones de vida de los jilgueros (Myadestes melanops) en las áreas próximas al Parque Nacional Tapantí. Los investigadores han encontrado que la costumbre de “pajarear” (caza y tenencia de jilgueros) está muy arraigada, aunque no exclusiva, de la zona. Por lo tanto, pretenden brindar alternativas para rescatar la población de esta ave, muy apreciada por su canto.

    

Desde la Universidad Estatal a Distancia (UNED), un equipo liderado por los biólogos Rose Marie Menacho Odio y Paul Oviedo Pérez, de la Escuela de Ciencias Exactas y Naturales (ECEN), también prevén determinar la población relativa y el volumen de su trasiego. El valor promedio de un jilguero ronda los 108 mil colones. En el proyecto se destaca la participación de estudiantes de la carrera de Manejo de Recursos Naturales (MARENA) en la toma de datos.

 

El principal foco de investigación se centra en las zonas aledañas al Parque Nacional Tapantí, donde el Ministerio de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones (MINAET) sospecha de un alto grado de trasiego. Se ha encontrado que existen familias dedicadas a la captura de la especie en mención.

  

En el estudio llevado a cabo por la UNED, de 348 casas observadas, se encontraron más de 40 jilgueros en cautiverio, distribuidos entre 33 familias. Pero también hallaron casas con más de 20 aves. La diferencia está en que los aficionados respetan la cantidad establecida por ley, mientras los comerciantes capturan todos los jilgueros que pueden.

  

Aunque no existen datos exactos de la abundancia de jilgueros, se sabe que son endémicas de Costa Rica y el oeste de Panamá. Se alimentan principalmente de frutas (es un ave dispersora de semillas) y algunos insectos. Viven en bosques montanos muy húmedos, bordes forestales y potreros, y durante el periodo de anidación (de marzo a mayo) ponen dos huevos.

  

Normalmente, se trata de una práctica grupal (participan únicamente varones de estrato socioeconómico medio o bajo y sin educación universitaria) y no es vista por ellos ni por la comunidad como una acción negativa, sino más bien casi como un deporte. Esta es la opinión de una mujer de 28 años, vecina de Altos de Araya:

  

“Los domingos todos los hombres de por aquí se organizan y se van a la montaña con los pájaros desde las cuatro de la mañana, se llevan a los muchachos de 10 años en adelante y ahí usted los ve subir. Mi esposo está deseando que este chiquillo cumpla los 10 años para llevárselo a ‘pajarear’. Solo hombres, eso sí. Llevan almuerzo y café, y ahí pasan el día. Ya como a las cuatro de la tarde van llegando de nuevo a la casa”, expresa la joven.

  

También hay quienes piensan que la tenencia es beneficiosa: “en cautiverio pueden tener más años de vida. Si riegan veneno, se pueden encontrar los animales regados por el suelo, muertos. Los agroquímicos afectan todo. Hay poca comida en la montaña y las aves migran a zonas de cultivo. En cautiverio tienen el alimento seguro”, dice un hombre de 40 años, vecino de Palomo.

  

No obstante, los científicos han podido determinar que si los jilgueros viven en jaulas, tienen una esperanza de vida promedio de 12 años; normalmente, mueren durante el periodo de adaptación o por enfermedades respiratorias, o son cazados por gatos y ratas.

  

En contraparte, los científicos proponen alternativas socioeconómicas a dicha práctica. “Por ejemplo, el ecoturismo sería una manera de aprovechar positivamente el atractivo de esos pájaros. Otro punto positivo es que el ‘pajareo’ es más común entre los hombres mayores de 35 años, en tanto hay cada vez menos interés por parte de los más jóvenes”, aclaró Menacho Odio.

  

Otras regiones del país donde se ha comprobado esta práctica, y no solo con jilgueros, son Los Santos, Coronado y el Valle Central.

  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.{jcomments on}