Investigaron procesos productivos de comunidades rurales e indígena

 

 

Desde la cosmovisión indígena, la casa cónica representa su conexión con la madre Tierra.Luego de dos años y medio de trabajo, ayer se realizó la primera presentación de una investigación llevada a cabo en tres comunidades rurales y una indígena. Su objetivo era identificar los diferentes procesos de producción llevados a cabo por estas poblaciones.

    

La investigación se realizó en el Programa de Gestión de Alternativas con Organizaciones Indígenas y Campesinas Mesoamericanas (PROICAM), que se encarga de dar soporte a proyectos relacionados por ejemplo con economía solidaria y reivindicación de los territorios. Dicho programa pertenece al Centro de Investigación en Cultura y Desarrollo (CICDE), de la Vicerrectoría de Investigación de la Universidad Estatal a Distancia (UNED).

 

Las comunidades donde se investigó fueron San Mateo, Tierra Blanca, San Pablo y Qutirrisí; tres rurales y una indígena, respectivamente. Según Sonia Angulo, investigadora, el propósitode su trabajo fue identificar y entender cómo las comunidades pueden responder a partir de su organización y de su proceso de producción ante la lógica del sistema de dominación, en un escenario en que lo rural y lo indígena es cada vez menos importante.

 

“Queríamos conocer qué alternativas locales existen en las diferentes regiones vinculado a lo indígena. Se escogieron esas comunidades porque hacen algo diferente y a Quitirrisí porque hay poca investigación y queríamos que los datos obtenidos les sirviera a la Mesa Nacional Indígena”, expresó Angulo.

 

La funcionaria relató que se recopiló información de una organización en Tierra Blanca dedicada a la siembra de hortalizas orgánicas, en San Pablo acerca de la producción de escabeche, mientras que en San Mateo, del procesamiento de semillas de marañón. En relación con Quitirrisí, se recogieron datos acerca de sus mecanismos de producción con pleno respeto hacia la madre tierra.

 

  

 

Los huetares: otrora el grupo indígena más grande de Costa Rica

 

 

 

Actualmente, los huetares habitan únicamente las comunidades de Quitirisí y Zapatón, ubicados en los cantones de Mora y Puriscal, respectivamente. Representan 3% del total de la población indígena del país, aunque fueron el grupo étnico más grande. En 2006 la población huetar era de 1225 personas, dequienes 596 eran mujeres y 629 eran hombres.

  

Angulo explicó la concepción de realidad de los huetares parte de una visión integral. Su filosofía se centra en el buen vivir que integra su cosmovisión, su historia, el pensamiento colectivo, su espiritualidad, la tierra y la relación que tienen con esta. Agregó que según su investigación hay tres elementos que distinguen a esta población: su artesanía, sus vestidos y su agricultura.

 

Para Angulo gracias a la investigación hubo dos aportes significativos. Uno de ellos es que se recuperó toda la información de las organizaciones que les quedará a las comunidades, que puede servirles para conocerse y divulgar a otras regiones o grupos. El otro es la forma en que llevó a cabo la investigación, respetando la particularidad de cada comunidad.

 

Oldemar Pérez, indígena huetar y habitante de Quitirrisí, es el presidente de la Mesa Nacional Indígena. Él considera que la investigación les ayuda a rescatar los conocimientos indígenas con miras a divulgarlos para la sociedad dominante.

  

“Son muchas las amenazas a las que nos enfrentamos. Desde la Mesa Nacional Indígena trabajamos, entre otros temas, capacitando a nuestros hermanos para que conozcan sus derechos y se defiendan; también tratamos de dar a conocer nuestra cultura para acabar con el desconocimiento de la población dominante”, dijo Pérez.

 

Las amenazas a las que Pérez se refiere son los proyectos del Estado y la pérdida de tierras, principalmente, ya que esta última significa para ellos más que el espacio geográfico donde viven y siembran: representa sus orígenes, su historia y la continuación de su existencia terrenal. Frente a estas y otras amenazas, él asegura que la principal fortaleza de los territorios indígenas para combatirlas es la unión de las ocho culturas.

 

 

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

{jcomments on}