El rol transformador, social y democrático de la universidad en el Bicentenario

Por Evelyn Gutiérrez Soto

“En el marco de la celebración de los 200 años de independencia nacional es importante recalcar, el papel fundamental que han tenido y tienen hasta el día de hoy las universidades, como instituciones forjadoras de espacios democráticos”, afirma María Gabriela Ramírez Azofeifa, estudiante de la Maestría Profesional en Psicopedagogía, al referirse a la celebración patria.

La estudiante es funcionaria de la Dirección General de Aviación Civil del Ministerio de Obras Públicas y Transportes y se desempeña como controladora de tránsito aéreo en el Centro de Control (Radar) del Aeropuerto Juan Santamaría, desde hace 18 años.

Complementa sus labores educativas con las cotidianas de su trabajo, al liderar los turnos operativos, de llegada, salida y sobrevuelos internacionales y nacionales de la principal terminal aérea del país. 

Ramírez Azofeifa asiste a la UNED Heredia y vive en Barrantes de Flores, conocida también como San Lorenzo, con su esposo y sus dos hijos.

Amante de la lectura, el cine y el teatro, la estudiante compartió con Acontecer sus impresiones acerca de la celebración del Bicentenario de la Independencia Costarricense.

¿Cuál es su visión de la educación costarricense?    

La educación en términos generales debe ser la herramienta que sirva para la creación y construcción del conocimiento humano a partir de la convergencia de las múltiples realidades de la cotidianidad, debe ser promotora de espacios en donde se cultiven pensamientos libres, autónomos e independientes de cualquier tipo de opresión.

De ahí que, en nuestro país, la educación es el punto de encuentro y de partida para la formación de ciudadanos con proyección social, histórica y política, es el lugar donde convergen las subjetividades y colectividades para gestionar individuos plenos con valores y dignidad que sepan luchar por sus derechos mientras cumplen con sus deberes.

Costa Rica celebra en el 2021 el Bicentenario de la Independencia, en este contexto, ¿qué papel considera que deben tener las universidades para fortalecer la educación, como derecho humano y que cambios propone para acortar brechas educativas?  

En el marco de la celebración de los 200 años de independencia nacional es importante recalcar, el papel fundamental que han tenido y tienen hasta el día de hoy las universidades como instituciones forjadoras de espacios democráticos, donde se posibilita el diálogo entre los diferentes actores presentes en los procesos de enseñanza-aprendizaje. 

Asimismo, las universidades están llamadas a validar el conocimiento que nace de las curiosidades y necesidades de los individuos en el marco social, político, económico y cultural en el que se desenvuelven, porque solo en la comprensión y empatía se puede alcanzar el desarrollo creativo y único que sobrepase las paredes de las aulas y se enfoque más en los procesos y no en los resultados.

Finalmente, es urgente que las universidades como instituciones sociales y transformadoras cumplan con el papel activo de vigilar y realizar crítica responsable y comprometida, con el objetivo de enaltecer la igualdad y equidad de las personas. Tal y como lo señala Freire:“la pedagogía crítica es tan revolucionaria como los primeros propósitos de los autores de la declaración de la independencia: dado que la historia está fundamentalmente abierta al cambio, la liberación es una meta auténtica y puede alumbrar un mundo por completo diferente.”

Desde la óptica estudiantil, ¿considera que la UNED brinda oportunidades reales a los estudiantes para enfrentar los retos y desafíos de hoy, y del mañana en el ámbito laboral?

Sin duda alguna podría asegurar que la UNED es una institución avocada a la construcción real y empática de nuevas oportunidades y espacios para el crecimiento, y desarrollo de las aspiraciones educativas de las personas.

Es una institución de puertas abiertas para recibir y abordar a sus estudiantes desde múltiples contextos sociales, económicos y políticos. Los procesos educativos desde esta noble institución se gestan sin temor de afrontar los retos que presentan los cambios abruptos y repentinos a sociedad actual, ejemplo de ello ha sido la forma en cómo la UNED ha servido al país desde sus plataformas virtuales y desarrollo tecnológico, apoyando la continuidad de la educación en los diferentes niveles.

Si bien es cierto los retos y desafíos en el campo laboral y de la UNED son muchos y variados, la institución ofrece su mejor cualidad: crecimiento conjunto con la comunidad estudiantil y proyección social para poner el conocimiento, al servicio de todos a través de sus profesionales graduados.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.