Investigación de la UNED analiza conductas y percepciones de los costarricenses frente al COVID-19

Estudio analiza el nivel de cumplimiento de las medidas preventivas contra el COVID-19 y percepción de riesgo de contagio en la población costarricense

Personas de entre 30 y 39 años se consideran más propensos a contraer la enfermedad

La gran mayoría de los costarricenses en general conoce las medidas que el Gobierno ha tomado para mitigar la expansión del COVID-19

Gráficos completos del estudio aquí

Por Karol Ramírez Chinchilla.

En general, la población costarricense tiene una percepción moderada en relación con el riesgo de contagiarse con el COVID-19. Al hacer la consulta sobre la posibilidad de contraer la enfermedad, las personas de entre 30 y 39 años se consideran más propensos, indica una investigación realizada por la UNED.

El estudio sobre la percepción de la población en relación con el COVID-19 forma parte del sitio o “dashboard” denominado “UNED. CR, siguiendo el COVID-19”, diseñado por expertos costarricenses y españoles, entre ellos el Dr. Greibin Villegas Barahona, estadístico, y el Dr. Harold Arias Le Claire, biólogo, ambos académicos de la UNED.

La investigación fue realizada, en una primera etapa, del 30 al 31 de marzo del 2020 y concluye que el 32% de las personas entrevistadas indicó que su percepción de riesgo de contagio es de 4.2, en una escala de 0 a 10, lo cual evidencia que la población no tiene una percepción alta de que pueda contagiarse.

“En la población costarricense existe una percepción moderada de contagiarse del COVID-19, más no existe diferencia significativa por género ni escolaridad cuando se consulta a la persona por su percepción de ser infectado”, detalla Villegas Barahona.

El experto en Estadística agrega que “no obstante, al considerar la edad, el lugar de trabajo y la provincia de residencia se observan diferencias importantes en esa percepción de riesgo. Cuando se consulta por el riesgo de que otra persona con la que se interactúa frecuentemente se contagie, dicha percepción del riesgo es mayor en general, es decir, la persona que responde siente que su riesgo es menor que la de un tercero”.

Los datos arrojan que un 48,8% de los hombres tienen una percepción moderada de riesgo contagiarse de COVID-19 (5 de una escala de 0-10), respecto a un 14,8% de las mujeres. Asimismo, 26,9 % de las mujeres considera que no tienen ningún tipo de riesgo de infectarse, en relación con un 7% de los hombres.

El 3,2% de las mujeres creen tener un máximo riesgo de contagiarse de COVID-19, respecto del 2,3% de los hombres.

Al analizar esta percepción del riesgo de contagio según características edad, las personas con edades de entre 30 y 39 de años tienen una mayor de percepción de riesgo de contagio de ellos y de las personas con las que comparte diariamente.

El estudio anota: “las personas con edades entre 18-29 años tienen la percepción que las personas con las que comparten diariamente tienen más riesgo de contagiarse de COVID-19. Las personas con entre 40-49 años tienen una menor percepción que ellos tienen riesgo de contagiarse”.

Las personas con edades de entre 60 y 69 y entre 70 y 79 años tienen una percepción moderada de que ellos y las personas con las que interactúan diariamente tienen riesgo de contagiarse del coronavirus.

Al analizar la percepción por provincias, las personas de Limón tienen una mayor percepción de que otras personas con las que interactúan tienen más riesgo de contagiarse del COVID-19, en comparación con ellos mismos; contrario a las personas de Heredia que tienen una menor percepción de riesgo de contagiarse del coronavirus en ellos y en otras personas con las que interactúan. 

El estudio fue realizado con una población conformada por 797 costarricenses con edades entre los 18 a 80 años, una muestra ponderada por género, edad, escolaridad, condición laboral, sector de trabajo y provincia de residencia.

Su aplicación se desarrolló a través de Internet mediante invitación masiva y abierta, donde se consultó sobre el conocimiento y cumplimiento de 23 medidas establecidas por el Gobierno y la percepción de riesgo de contagio, con una aproximación psicológica de los costarricenses ante el COVID-19

Medidas adoptadas por el gobierno. La gran mayoría de los costarricenses en general conoce las medidas que el Gobierno ha tomado para mitigar la expansión del COVID-19.

De las 23 medidas que se sometieron a consulta, 19 medidas son conocidas por más del 85% de la población. Cuatro medidas no superan el 70% de la población, respecto a su conocimiento, estas son:

  • Usar ventilación natural en los vehículos (la conoce el 48,8% de la población)
  • No escupir en el suelo (la conoce el 59,4% de la población)
  • No establecer un adecuado manejo de residuos en el domicilio (la conoce el 63,4% de la población)
  • Planificar las actividades del día a día con las personas con las que conviven (la conoce el 69,2% de la población)

Un mayor porcentaje de hombres tienden a conocer más las medidas establecidas por el Gobierno. Las cuatro medidas que no superan el 70% del conocimiento son:

  • Usar ventilación natural en los vehículos (la conoce el 61,5 % de los hombres, un 35,7 % de las mujeres)
  • No escupir en el suelo (la conocen el 63,5 % de los hombres, un 55,3% de las mujeres)
  • No establecer un adecuado manejo de residuos en el domicilio (la conocen el 72,4% de los hombres, 54% de las mujeres)
  • Planificar las actividades del día a día con las personas con las que conviven (la conocen 77,4% de los hombres, 60,7% de las mujeres)

Existe un alto nivel de cumplimiento de las medidas tomadas por el Gobierno para mitigar el crecimiento de la epidemia COVID-19. De las 23 medidas sometidas a consulta, 13 de ellas son de cumplimiento por el 85% de la población, cinco medidas son de cumplimiento por el 70% de la población y cinco no son cumplidas por el 70% de la población.

“Según las edades, quienes menos siguen las normas del Gobierno son los grupos de edad de 18-29 y 50-59 años y sin que los datos sean confirmatorios, existe una tendencia a que los mayores tampoco se adhieran a las medidas”, anota.

Entre las medidas que no superan 70% del cumplimiento por parte de la población destacan:

  • No salir de casa (51,5% de la población la cumple)
  • No usar ventilación natural en los vehículos (57,9% de la población la cumple)
  • Utilizar el recurso de la modalidad de teletrabajo (59,5% de la población la cumple)
  • Planificar las actividades del día a día con las personas que conviven (60,6% de la población la cumple)
  • Evitar tocarse los ojos, nariz y la boca, y no escupir (70% de la población la cumple)

A su vez, las medidas con un alto porcentaje de cumplimiento son:

  • No visitar playas ni centros de recreación (99,4% de la población la cumple)
  • No visitar centros médicos a no ser que sea una verdadera emergencia (97,6 de la población la cumple)
  •  Lavar las manos con agua y jabón (97,4 de la población la cumple)
  • No asistir a templos y cultos religiosos por cierre obligatorio (96% de la población la cumple)
  • Evitar el contacto cercano con personas que están enferma (95,1% de la población la cumple)

“Los resultados de esta investigación evidencian que la respuesta al llamado de las autoridades de gobierno, tanto del presidente de la República, el Ministro de Salud y las autoridades de la CCSS, así como otras entidades de acatar las medidas para sostener el crecimiento del COVID-19 no está siendo atendido como se desea por ciertos grupos de la población”, acotó el investigador.

Villegas Barahona señaló que “al conocer las diferencias que existen según género, edad, provincia de residencia y otras variables de estudio, las autoridades de gobierno podrán insistir de manera más específica en los grupos de la población que menos están cumpliendo las medidas y los que tienen una percepción baja del riesgo de contagiarse para evitar que bajen la guardia en el cumplimiento de dichas medidas”.

En el momento inicial de la incursión de la pandemia en el país la población ha mostrado una adherencia elevada a las medidas de protección para contenerla con 74,7% del total, esto es consistente con los altos porcentajes de personas que expresaron que cumplen las medidas.

Al realizar la investigación se determina incidencia de 10% de la población con depresión; 13,8% de la población con ansiedad; y 2,6% de la población tiene una ideación suicida.

“El miedo al contagio lo presenta la mitad de la población, obteniendo datos similares al resultado de la percepción del riesgo de contagio que tiene la población costarricense”, anotó el investigador.

La investigación agrega que el miedo al contagio y la ansiedad se presenta en mayor medida en mujeres comparado con los hombres, “lo que puede explicar por qué las mujeres presentan más adherencia a seguir la normativa gubernamental”.

“Es importante ofrecer una comunicación a la población para reducir los niveles de ansiedad, incertidumbre, miedo y depresión, ya que controlando los niveles de depresión de la población por todo lo que está ocurriendo con el COVID-19, se tiene más oportunidad de controlar el suicidio”, concluyó Villegas Barahona.

Además del Dr. Greibin Villegas Barahona y el Dr. Harold Arias Le Claire (investigadores y académicos de la UNED), participan en la investigación: la Dra. Nerea González García (Universidad de Salamanca, España), M.Sc. Armando González Sánchez (Universidad de Salamanca, España), Iván León González (pasante de Estadística, Universidad de Costa Rica), Joshua Salazar Obando (pasante de Estadística, Universidad de Costa Rica), Fernando Alvarado Prado (pasante de Estadística, Universidad de Costa Rica).

Si desea más información, puede escribir al correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El diseño gráfico estuvo a cargo de Ricardo Osorno Fallas, comunicador digital de la UNED.