Un “Segundo chance” promueve la empleabilidad en personas privadas de libertad

Estudiantes de la UNED participaron en la feria “Segundo chance”, con artesanías y productos fabricados en los centros penitenciarios de la provincia de Alajuela

Por Karol Ramírez Chinchilla.

Alajuela celebró la III Feria de Artesanías fabricadas por personas privadas de libertad de seis centros penitenciarios de la provincia, oportunidad que fue aprovechada por estudiantes de la UNED para exponer sus destrezas en el arte, avanzar hacia futuros emprendimientos y socializar con el público participante.

La feria “Segundo chance” se realizó el viernes y sábado en el centro comercial City Mall, en el marco del proyecto “Alajuela Empleable”, impulsado por la Municipalidad de esa provincia y el Ministerio de Justicia y Paz, con la colaboración del Ministerio de Seguridad Pública.

Esta actividad se propone, cada año, promover las competencias personales y laborales de las personas recluidas en los seis centros penitenciarios de Alajuela, así como incentivar emprendimientos y empoderarles frente a su reinserción social y laboral, una vez salgan de prisión.

La UNED fue invitada a la feria bajo la representación del Programa de Atención de Estudiantes Privados de Libertad (PAEPL), de la Dirección de Asuntos Estudiantiles (DAES). En la inauguración participó la coordinadora de dicho programa, Noelia Vega Rodríguez.

“Esta es una iniciativa muy valiosa que ha dado oportunidades a algunos estudiantes de la UNED que siguen trabajando dentro de los centros penales de manera productiva y que siguen aportando económicamente a la familia a través de las artesanías que ellos mismos fabrican”, comentó Vega Rodríguez.

De esta forma, el público participante pudo encontrar en la feria productos en cuero, artesanías, bisutería, tallados en madera, dibujos, muebles y pinturas, hechos por personas privadas de libertad de centros penales alajuelenses, con las instituciones penitenciarias Vilma Curling (antes llamado El Buen Pastor) y Jorge de Bravo (Cartago), como invitadas.

La coordinadora del PAEPL indicó que, además de ser un ingreso económico para la familia, “participar en la feria representa para estas personas un incentivo importante para sentirse parte activa, incorporarse e ir insertándose, de cierta manera, a la sociedad nuevamente”.

José Abraham Romero es estudiante de la UNED en la carrera de Administración de Empresas. Él ha encontrado en el centro penitenciario una oportunidad para demostrar su talento como DJ del grupo musical Urban Crew y del grupo de baile Black and White, de la Unidad de Atención Integral (UAI) Reinaldo Villalobos.

José Abraham participó con estas agrupaciones en la presentación cultural y artística del acto nagural de la feria, lo que le llenó de enorme satisfacción, pues dijo que, a través de la música, logró dar a las personas presentes un mensaje positivo y, además, pudo acercarse a la sociedad.

“Las personas privadas de libertad siempre manifiestan lo valioso e importante que es para ellos poder participar de manera activa en espacios que tengan que ver con la parte cultural, deportiva, artística, educativa y académica. Como seres integrales, evidencian la necesidad de sentirse parte activa de la sociedad”, apuntó Vega Rodríguez.

Por tal razón, José Abraham se sintió satisfecho, pues por su talento en la música, fue tomado en cuenta por parte del comité organizador para amenizar la actividad en el City Mall.

La UNED en centros penales. El Programa de Atención de Estudiantes Privados de Libertad fue creado en 1979 en la Dirección de Asuntos Estudiantiles con el fin de promover la incorporación de la población privada de libertad en el Sistema Educativo Universitario.

En 1985 se firma el primer convenio con el Ministerio de Justicia y Paz, permitiendo llevar la educación a todos los Centros de Atención Institucional (CAI) que existen en el país, con la posterior creación del Centro Universitario en el Centro Penitenciario La Reforma.

Fotografías: Corporación Lady Lee. City Mall.