Instituto de Estudios de Género presentó el monólogo Soy mujer y no me disculpo, en Atenas

Por Evelyn Gutiérrez Soto

Raquel HernándezAtenas se llenó de humor de la mano de Raquel Hernández Castro, quien presentó el monólogo “Soy mujer y no me disculpo”, en medio de un ambiente donde hombres y mujeres disfrutaron del ingenio de esta reconocida actriz, gracias a la proyección a las comunidades que el Instituto de Estudios de Género (IEG) lleva a cabo en diferentes localidades del país y con la colaboración del Centro Universitario de Atenas.

La actividad contó con la presencia de Iris Rodríguez Vargas, vicealcaldesa de la Municipalidad de Atenas, quien manifestó su complacencia con la UNED “porque el tema del empoderamiento de las féminas es importante y sirve para fortalecer la estima de la mujer ateniense. De parte de la municipalidad estamos totalmente anuentes a colaborar en actividades que valoren a la mujer y que puedan triunfar en la vida con valentía, honor y en esto la UNED ha sido un aliado importante en el desarrollo de estos y otros temas”.

Jenny Alpízar Solano, Administradora del Centro Universitario (CEU) de Atenas, señaló: “Para nosotros es importante que se presenten actividades en las comunidades porque trabajamos en conjunto con ellas, en diferentes comisiones y grupos organizados. Esto permite que se presenten eventos de calidad que sean una opción para proyectar a la universidad en las localidades” expresó.

Por otra parte, María Díaz Madrigal, investigadora IEG, indicó que la labor que realiza el instituto permite consolidar el trabajo de la universidad en las comunidades y así cumplir con la función de acción social que tienen todas las universidades públicas.

En esta misma línea, Karen Campos Sánchez, quien es funcionaria del CEU de Atenas, añadió: “Me parece que actividades como estas unen a las personas, pues se organizan para asistir a actividades como la que se lleva hoy a cabo. También se ve reflejado el trabajo que hace la UNED en la comunidad”.

Finalmente, Raquel Hernández Castro, actriz con una experiencia de más de veinte años en las tablas, hizo que el público riera con sus ocurrencias que están apegadas a la realidad de muchas mujeres. Esta empatía contribuyó a que el público participara y reflexionara acerca del rol de la mujer y su derecho de expresar lo que siente.

Hernández Castro acotó: “Creo que las mujeres estamos muy enojadas porque nos están matando, nos están violando. Digo cosas que al patriarcado le incomoda mucho, a los machistas, a la gente tradicional. Pero tengo que decir las cosas que las mujeres no pueden decir. A las mujeres se nos han negado muchas cosas y entre ellas, el derecho al poder, el derecho a apropiarnos de nuestro cuerpo y por ende opinar y saber qué queremos hacer con nuestra sexualidad y luego se nos ha prohibido reírnos”.

La actividad contó con un nutrido público que disfrutó, pero a su vez interiorizó el monólogo que la actriz propuso con ideas claras, intensas y divertidas que dejaron al descubierto que las mujeres debemos empoderizarnos para ser cada día mejores.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.