Un análisis a los derechos humanos en Costa Rica

Por Karol Ramírez Chinchilla.

Desde diferentes perspectivas, académicos costarricenses analizaron la situación actual de los derechos humanos, en un conversatorio con el que la Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades (ECSH) y la Maestría Profesional en Derechos Humanos de la UNED se propusieron aportar conocimientos al abordaje humanístico e integral del tema.

El conversatorio “Cota Rica: Los derechos humanos hoy”, celebrado el pasado lunes en el Salón de Expresidentes la Asamblea Legislativa, reunió a autoridades universitarias, estudiantes e invitados especiales, bajo las disertaciones de especialistas como la Mag. Lorna Gámez Cruz, el Lic. Soraya Long Saborío, el Dr. Daniel Camacho Monge y el Mag. Pablo Barahona Kruger.

Al dar inicio a la actividad, el rector de la UNED, Luis Guillermo Carpio Malavasi, acotó que como Universidad, la institución tiene la “obligación y la misión de colaborar con la justicia social de este país. Costa Rica ha vivido momentos confusos y creemos que abrir el tema de los derechos humanos en un momento tan especial es un gran aporte a la sociedad costarricense”.

El conversatorio fue moderado por el Dr. Francisco Barahona Riera, coordinador de la Maestría Profesional en Derechos Humanos. Esta actividad se enmarca dentro de la política educativa de la UNED de implementar discusiones para ahondar en el enfoque de los derechos humanos y en la manera en que incide en la realidad costarricense.

Los análisis comenzaron con la disertación de Daniel Camacho Monge, quien realizó un recuento histórico sobre la concepción de los Derechos Humanos y cómo fueron siendo incluidos diferentes sectores sociales, entre ellos poblaciones indígenas y mujeres, en un marco conceptual para comprender la situación de los derechos humanos en la Costa Rica de Hoy.

Cuando tomó la palabra Gámez Cruz, ella hizo un análisis sobre la situación de los derechos humanos de las mujeres, refiriéndose al principio de igualdad y de la no discriminación. La experta afirmó que los derechos humanos son interdependientes, interrelacionados, indivisibles y poseen el mismo valor, por tanto, deben ser los mismos para todas las personas.

En su exposición abordó la participación de la mujer en la política y también hizo un repaso sobre algunas situaciones en las que las mujeres se ven desventaja ante los hombres, como es el caso de la oportunidad al empleo. Indicó que un 7.6 por ciento de los hombres están en desempleo contra un 12.3 por ciento de las mujeres que no están insertas en el mercado laboral.

A su juicio, esas cifras se justifican por los roles de género que aún son perceptibles en la sociedad, con las obligaciones socialmente impuestas a las mujeres en relación con las responsabilidades familiares y el trabajo doméstico.

Su disertación incluyó el tema de la violencia obstétrica y la atención en salud reproductiva, celebrando el hecho de que poco a poco se van observando avances en el respeto de los derechos de la mujer en momentos tan sensibles de la vida.

Seguidamente, Long Saborío explicó las implicaciones del acuerdo suscrito por Costa Rica como país sede de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Una de ellas que dicta que las resoluciones tomadas por la Corte, una vez hayan sido comunicadas a las autoridades administrativas y judiciales, tendrán la misma fuerza que las dictadas por cualquier juzgado nacional y, además, que su sentencia es de aplicación inmediata.

En ese sentido hizo un recuento de los casos que han sido revisados por la Corte, entre ellos los derechos de las parejas del mismo sexo, la fecundación in vitro, las garantías de las poblaciones privadas de libertad, entre otros.

Barahona Kruger finalizó con una crítica exposición en la que dijo que “estamos sufriendo una especie de sacralización del sistema interamericano de los derechos humanos, y desde la Academia no es soportable. Desde la diplomacia y otros sectores ciertamente es esperable, pero de la Academia no debe haber ninguna autoridad pública que pase de puntillas sobre la crítica académica y sobre las consideraciones políticas, siendo que el sistema interamericano es una instancia cuasi política o cuasi jurisdiccional y no hay que olvidarlo”.

A su juicio, el sistema atraviesa “una crisis silenciosa porque esa sacralización del sistema interamericano es visto con pinzas y, al analizarlo, entendemos que no necesariamente le hacemos un favor al sistema, sino que lo vemos en detalle con cierto grado de criticidad”.

“El modelo interamericano es tremendamente joven y está en un momento donde debe ser revisado”, acotó.

El experto indicó que América Latina superó aquel estadío donde las dictaduras (con algunas excepciones aún) y los estados totalitarios eran una seria amenaza a la integridad física y a los derechos más elementales, pero hoy el sistema enfrenta otros retos, como su revisión y el análisis de su principio de razón básico para que su tema cuasi judicial funcione y no pierda legitimidad.

Si usted desea observar la actividad completa, puede seguir a transmisión de Onda UNED, dando clic aquí (Inicia en el minuto 13 de transmisión)

{jcomments on}