ComunicArte: el Alma de la comunicación para el desarrollo en Colombia

Por Karol Ramírez Chinchilla

Alma Montoya ha dedicado buena parte de su vida a la transformación social en su natal Colombia, mediante la comunicación y la educación. Desde la organización ComunicArte, ella lidera un proceso de educomunicación que ha sido clave para contrarrestar los efectos de un conflicto armado de más de 50 años, dando a las comunidades la posibilidad de informar, educar, entretener y movilizar para bien. Invitada por la Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades (ECSH), Alma visitó la UNED para compartir sus experiencias al frente de una de las organizaciones sociales más importantes en ese país del sur.

En un país con más de 40 millones de habitantes y con el conflicto más antiguo del hemisferio occidental, la comunicación para el desarrollo ha sido una aliada poderosa para “arrebatarle” colombianos jóvenes y adultos a la guerrilla y al Ejército, así lo dice Alma, quien visitó la UNED como parte de las gestiones que realiza el programa de Responsabilidad Social de la ECSH, coordinado por la académica Vilma Peña Vargas.

Desde una organización llamada ComunicArte, un grupo de colombianos apasionados de la Comunicación para el Desarrollo Comunitario, liderados por Alma, se posiciona como líder de un proceso que empodera a las personas en sus 1123 municipios con herramientas que les permita alzar su voz para educar, formar y transformar sus vidas en sus contextos sociales, políticos y económicos.

Con orgullo, ella cuenta los logros de 20 años trabajo en la organización ComunicArte, en la que es directora. Explica que uno de los frutos más importantes “es que niños, adolescentes y jóvenes han encontrado el sentido a la vida y se ha evitado que estuviesen engrosando las filas de los grupos criminales y delincuenciales, muchos luego se han vinculado a proyectos locales, ciudadanos y organizaciones de comunicación y cultura”.

Este compromiso social, afirma, centra sus energías en cuatro verbos importantes que hacen posible que los colombianos reciban un mensaje pensado, orientado. ComunicArte informa, educa, entretiene y moviliza, solo así, logran que comunidades y centros educativos administren su propia radio comunitaria para pintar otra realidad, una muy distante de aquella que los medios de comunicación nacional insisten en reproducir día con día.

Por esta razón apuestan todo por el todo a una comunicación que contempla tres áreas básicas para el desarrollo: lo Comunitario, lo Educomunicativo y lo Académico. Desde ComunicArte trabajan en Colombia por la construcción del tejido social y humano desde una perspectiva educomunicativa del bien vivir.

En este largo caminar, han logrado importantes resultados. Actualmente, cuentan con 650 radios prendidas con licencia, 50 emisoras universitarias en 40 instituciones, 20 ciudades y 9 municipios, y 22 radios indígenas. En zonas de alta vulnerabilidad como Putumayo, tienen 4700 radios escolares registradas por el Ministerio de Educación.

Para llevar adelante cada iniciativa, ComunicArte desarrolla estrategias comunicacionales, educativas y participativas que fomenten la expresión creativa y la participación ciudadana. Asimismo, evalúa y sistematiza las experiencias en comunicación, con el fin de que la organización haga planteamientos de acuerdo con sus necesidades.

En su visita a la UNED, Alma participó de un conversatorio denominado “Comunicación para la trasformación social”, en la que participaron comunicadores, sociólogos y otros profesionales a cargo de procesos comunitarios en el territorio costarricense desde la UNED. Esta actividad se realizó en el Centro Universitario de San José.

Su agenda incluyó además un convivio con comunicadores de la Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades, de la Dirección de Extensión Universitaria y de otras dependencias que desarrollan proyectos relacionados con la comunicación y la información.

Lea más sobre los proyectos de ComunicArte en nuestra edición impresa de Acontecer.