Gustavo Amador: De la academia al Consejo Universitario

La trayectoria de Gustavo Amador en la UNED le ha permitido incursionar como jefe de la oficina de Recursos Humanos, tutor, y encargado de la carrera de Recursos Humanos de la Escuela de Ciencias de la Administración

Por Evelyn Gutiérrez Soto

Gustavo AmadorGustavo Amador Hernández, académico de la Escuela de Ciencias de la Administración, inició su relación con la institución en el año 2001 y visualiza el diálogo como parte esencial de lo que será su labor como Miembro del Consejo Universitario a partir del 14 octubre de 2017 cuando asuma nuevas funciones.

Amador Hernández comentó que una de sus metas es tener un diálogo permanente con la comunidad universitaria, “edificando puentes para el diálogo y la construcción de acuerdos, con independencia de criterio, sobrevalorando la actividad sustantiva de la universidad”.

El posicionar a la UNED como claustro de debate y reflexión de los grandes temas de la agenda nacional, es uno de sus proyectos, el cual desea impulsar desde el Consejo Universitario, donde se debe “modernizar y actualizar la oferta académica, así como modernizar y actualizar la normativa universitaria”.

Por otra parte el académico señaló que realizará los esfuerzos necesarios para cumplir con las responsabilidades políticas y académicas que le demandarán sus nuevas funciones. “Me satisface coordinar un programa académico acreditado por el SINAES y tenemos importantes desafíos que cumplir para asegurarnos estándares de calidad. La coordinación y delegación del trabajo. El empoderamiento a profesores tutores, las reuniones efectivas y asertivas”.

Con respecto a la vinculación con los Centros Universitarios, Amador Hernández manifestó que debe ser de permanente contacto y relación, ya que es en el centro universitario donde confluye la labor sustantiva de la Universidad. Es en el centro universitario donde el estudiante se encuentra con la universidad y es ahí donde la UNED tiene contacto con las realidades concretas de cada comunidad y región. Y por esta razón las sedes universitarias deben ser equipadas con recursos humanos, tecnológicos y financieros.

Finalmente, ir al Consejo Universitario para contribuir al desarrollo y crecimiento de la Universidad y convertirla en instrumento de democrático para el pueblo costarricense, es una de las premisas que el académico piensa cumplir.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

{jcomments on}