Interponen recurso de amparo contra el TEUNED

Por Karol Ramírez Chinchilla.

Rosa María Vindas Chaves, quien fuera candidata del proceso electoral interno para elegir a los nuevos miembros del Consejo Universitario, interpuso un recurso de amparo contra el Tribunal Electoral Universitario de la UNED (TEUNED), al considerar que fueron violentados sus derechos constitucionales y prohibir su participación en una segunda ronda electoral como una de las dos personas con mayor cantidad de votos válidos emitidos en la elección realizada el pasado 16 de junio.

"Esto es producto de la contradicción existente entre el Estatuto Orgánico y el Reglamento Electoral. El TEUNED, en la primera parte del proceso se respalda en el Reglamento Electoral como norma específica y en la última parte del proceso, se basa en el Estatuto Orgánico como norma superior. ¿Qué pasaría si todo el proceso se hubiera basado en la norma superior (Estatuto Orgánico)? En dicho caso, los compañeros de la Vicerrectoría Académica no hubieran podido participar en el proceso, al no ser de la Vicerrectoría Ejecutiva en la actualidad, y quienes hubieren pasado a segunda ronda serían Rosa Vindas y Sonia Quesada", dijo la funcionaria en declaraciones a Acontecer.

"¿Qué hubiera pasado si se aplica en todo el proceso el Reglamento Electoral, que hace referencia a la cantidad de votos emitidos y no al porcentaje de votos electorales? Hubiesen pasado a segunda ronda la señora Catalina Montenegro y Rosa Vindas. En fin, si solo se hubiese respetado una de las dos normas en todo el proceso, Rosa María Vindas estaría en la segunda ronda. Sin embargo, lo que se aplica es lo que más le perjudica a Rosa Vindas", manifestó.

En el documento, Vindas Chaves presenta 22 pruebas para argumentar su petición y afirma que le fueron violentados sus “principios constitucionales de trato equitativo, derecho de participación, derecho a acceder a una doble instancia, derecho de petición y derecho a que en la UNED se cuente con pluralismo de representación en el Consejo Universitario”, lo cual le afecta en su calidad de funcionaria y en su condición de candidata del proceso electoral interno para cubrir el puesto como miembro interno del Consejo Universitario, de la Vicerrectoría Ejecutiva.

Asimismo, solicita a la Sala Constitucional que suspenda la convocatoria de votaciones en segunda ronda programada para el 5 de julio y que se le permita presentar la inconstitucionalidad en contra del artículo 5, inciso 3, del Estatutito Orgánico, que genera pesos relativos diferentes entre funcionarios de la UNED, por nombramiento en puesto académico, administrativo o de tutor y que discriminan a los estudiantes.

De acuerdo con los datos oficializados por el TEUNED, para miembro interno del Consejo Universitario, Ana Catalina Montenegro Granados obtuvo 380 votos, Rosa María Vindas Chaves 354 votos, Gustavo Amador Hernández alcanzó 334 votos, Sonia Quesada Morales 192 y Rogelio Cordero Carrillo 99. Sin embargo, el factor de elección le da a Amador Hernández 26,79; a Montenegro Granados 25,72 y a Vindas Chaves 24,54.

“Para esta última parte del proceso, el TEUNED cambia de criterio y ahora establece que rige el Estatuto Orgánico y no es la cantidad de votos electorales sino el Factor de Elección, figura que no está en la norma, pero que se puede justificar porque el Estatuto Orgánico se refiere al Porcentaje de Votos Electorales y no a la Cantidad que establece el Reglamento”, justifica la actual jefa de Recursos Humanos.

Asimismo, denuncia que los estudiantes no alcanzaron el 51% de votación válidamente emitida, ya que faltan 42 votos para alcanzar esta condición. “Con solo 20 votos que hubiera recibido de más, el Factor de Elección hubiere sido favorable para mí”, dice.

“Muchos estudiantes que se empadronaron, no ejercieron su derecho al voto, a pesar de que reconozco que la Federación de Estudiantes estuvo pendiente de replicar el tutorial. El problema real es un problema de exclusión por los requerimientos tecnológicos de la aplicación, porque al no llegarles las credenciales no pudieron ejercer el derecho al voto. Ello presuntamente por la falta de inducción a los estudiantes en este nuevo sistema, que en solo 15 días se prueba y ejecuta", acotó.

Vindas Chaves enfatizó que, además, se permitió fiscalizar el proceso a personas que no tienen la condición de funcionarios ni estudiantes, siendo todos esos elementos vicios de nulidad.

"No tengo certeza de los resultados de este recurso, pero ante las evidencias no puedo quedarme sin hacer nada al respecto, si la Sala no acoge o rechaza el recurso, yo estaré tranquila, pues luché por el trato equitativo y el cumplimiento de lo que indica nuestra norma. Tengo la esperanza de que las diferentes asociaciones y los funcionarios se unan a esta lucha por la inclusión y el trato equitativo", aseveró.

Rosa María explicó que “en este afán de discriminación” hacia su persona, se ejecutan de una serie de “decisiones erróneas”, pues aplicando una norma diferente a la que le permite ingresar, se decide que va a segunda ronda el candidato Gustavo Amador, “quien no es funcionario de la Vicerrectoría Ejecutiva, que es el puesto en concurso, sino que es un funcionario de la Vicerrectoría Académica”.

“Así las cosas, siendo que la candidata Montenegro, también es funcionaria del Vicerrectoría Académica, de continuarse el proceso con estos dos candidatos, es un hecho que el Consejo Universitario continuaría sin la representación de un funcionario de la Vicerrectoría Ejecutiva, incumpliendo lo que indica el Estatuto Orgánico y, dejando de cumplir el espíritu de la norma original y violentado el principio constitucional de pluralismo”, añade.

La funcionaria afirma que durante el proceso fueron elevadas varias consultas al TEUNED, mismas que fueron atendidas, pero teniendo como máximo argumento que sus criterios son inapelables.

{jcomments on}