UNED trabaja en la rehabilitación y conservación del Río Torres

Por Karol Ramírez Chinchilla.

Una iniciativa de la Universidad Estatal a Distancia (UNED) combina educación ambiental con ejes de acción en el campo de la rehabilitación y la conservación, específicamente en el Río Torres, en San José. Se trata de un proyecto desarrollado desde la Vicerrectoría de Investigación, que se propone empoderar a la comunidad de las estrategias idóneas para enfrentar la problemática en el cauce y abordar su mitigación.

El proyecto lleva por nombre “Mitigación ambiental en el río Torres (Costa Rica): medidas para su rehabilitación y conservación” y es desarrollado por la Red de Gestión en Conservación de Vida Silvestre y Salud (GeCoS). Actualmente se encuentra en su Fase 2: “Vulnerabilidad biofísica de la microcuenca del río Torres”.

“En esta fase se han abordado diferentes problemáticas ligadas a la gestión de cuencas hidrográficas (incluyendo la calidad del ecosistema), como la conservación del suelo (medida de la erosión asociada en las laderas de los ríos), la calidad de aguas (la condición de los ríos) y la condición de especies asociadas (como las aves)”, señala GeCoS.

Las problemáticas de las cuencas hidrográficas provocan una mayor vulnerabilidad de los recursos. Los ríos urbanos están bajo mayor presión antropogénica que los ríos rurales y presentan diferentes problemáticas ligadas a la conservación del suelo y a la gestión de cuencas hidrográficas, con una pérdida de recursos valiosos como el agua, el suelo y la biodiversidad asociada, explican.

Una de las mayores problemáticas socio-ambientales ligada a los ambientes acuáticas es la pérdida de suelo y la producción de sedimentos, es decir la erosión. Este es un fenómeno geológico natural de desgaste de la superficie terrestre, que conlleva desprendimiento, transporte y deposición de las partículas del suelo principalmente por acción del agua.

De acuerdo con la red, como parte de las acciones fue posible medir el grado de erosión de las laderas, la incidencia de agentes zoonóticos (Giardia duodenalis y Cryptosporidium parvum) en humanos, a partir de información epidemiológica de centros de salud aledaños al río Torres. Asimismo, se cuantificó la presencia de ectoparásitos poco comunes en golondrinas (Pygochelidon cyanoleuca) en el sector de la Planta Hidroeléctrica Electriona del río.

“Finalmente, se determinó las especies vegetales nativas potenciales para la retención de sedimentos y la foresta urbana de las laderas del río Torres. Las plantas nativas representaron un valor agregado para el ecosistema”, detallan.

El proyecto brinda además educación ambiental no formal a niños de la comunidad de Cipreses, con lo cual se busca ir empoderando a la comunidad sobre la problemática y cómo abordar su mitigación, señalan los miembros de GeCoS.

Todas estas acciones han sido posibles de la mano de instituciones y gestores ambientales aliados, como la Compañía Nacional de Fuerza y Luz, la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad Nacional (UNA), el Liceo de Mata de Plátano, Spirogyra, el Centro de Investigaciones Agronómicas de la Universidad de Costa Rica (UCR) y estudiantes de la Escuela de Ciencias Exactas y Naturales (ECEN) de la UNED.

{jcomments on}