Universidades centroamericanas analizan acciones comunes a favor del Ambiente

Subcomisión de divulgación del informe del Estado de la Nación celebra un conversatorio sobre Desarrollo Humano Sostenible

Por Karol Ramírez Chinchilla.

Representantes de la Extensión y Acción Social de las Universidades Estatales de Centroamérica reconocieron la necesidad de fortalecer la cooperación interuniversitaria para trabajar a favor del Ambiente, en áreas de atención urgente como la protección de los ríos, el adecuado manejo de los desechos sólidos y el control en la minería, entre otros.

En el marco del Año de las Universidades por la Madre Tierra, dicha Subcomisión planteó un conversatorio sobre Desarrollo Humano Sostenible, dentro de la XXIII Asamblea Regional del Sistema Centroamericano de Relación Universidad-Sociedad (SICAUS), que pertenece a la Confederación Universitaria Centroamericana.

La asamblea se desarrolló este mes bajo la organización del Consejo Nacional de Rectores (CONARE), específicamente por los vicerrectores de Extensión y Acción Social, con el apoyo de la Subcomisión Organizadora del SICAUS-2016. De esta forma, representó una gran oportunidad para plantear el desarrollo del conversatorio, en el que fue presentado el más reciente informe del Estado de la Región, por parte del investigador Alberto Mora.

Al hacer una revisión de las iniciativas que desarrollan las universidades, se encontraron grandes coincidencias en los campos de acción en materia ambiental, por tal razón, en palabras del vicerrector de Extensión de la Universidad Nacional (UNA), Hernán Alvarado Ugarte, es un momento idóneo para impulsar acciones regionales.

Entre esas coincidencias, los académicos citaron los proyectos de Docencia, Investigación y Extensión, así como la formación del recurso humano calificado con conocimientos en las ciencias ambientales, el desarrollo de capacidades científico-técnicas por medio de programas de maestría y la educación continua en gestión ambiental y cambio climático.

“Nos percatamos que las universidades en distintos países y, no necesariamente especializadas en el tema, estamos trabajando en la misma línea ambiental, desde luego porque identificamos problemas similares en nuestros países”, afirmó Ramón Romero, director de la Vinculación Universidad-Sociedad, de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

En la actividad, los participantes consideraron la necesidad de fortalecer el trabajo interuniversitario, creando oportunidades de colaboración regional desde el Consejo Superior Universitario Centroamericano (CSUCA), de forma que, al unir todas las capacidades de las universidades, se logren resultados satisfactorios con más impacto.

“Dentro del CSUCA debemos fortalecer el SICAUS y sus programas. A nivel regional, en el marco del CSUCA, debemos fortalecer el trabajo coordinado con la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo con la Coordinación Educativa y Cultural Centroamericana, así como del Comité Consultivo del Sistema de Integración Centroamericano”, comentó María Carballeda, directora de Extensión de la Universidad de Panamá.

El auto-análisis regional

“La importancia de este autoanálisis regional está relacionada directamente con la promoción de la integración tan necesaria. Es decir, ante problemas comunes, soluciones conjuntas, es buscar o construir una identidad proactiva y creativa frente a la adversidad”, acotó Gabriela Hernández, coordinadora de la Subcomisión y académica de la Universidad Nacional (UNA).

Por su parte, Bruno Rodríguez Solís, miembro de la subcomisión y representante de la Universidad de Costa Rica (UCR), destacó el potencial de las casas de estudio, como fuentes de conocimiento científico, para aportar soluciones a las principales problemáticas que afectan a las sociedades centroamericanas, entre ellas el tema ambiental. 

"Las universidades públicas tienen la riqueza de ser fuente de conocimiento científico. Las discusiones a nivel centroamericano permiten evaluar el quehacer propio y nos encamina a la posibilidad de realizar acciones bajo un mismo objetivo a cumplir, partiendo de una mejor lectura del problema. Las universidades encuentran en estos espacios momentos extraordinarios para conocer sobre el trabajo que se realiza en otros países y para plantear la posibilidad de establecer acciones de cooperación", acotó.

Rodríguez Solís agregó que "los problemas regionales encuentran soluciones más pertinentes mediante acciones regionales. Estado, Universidad y Sociedad deben conformar mesas de diálogo y establecer las metas a alcanzar. Las universidades, mediante eventos como estos, se fortalecen como conjunto, pero para que su trabajo tenga verdadero impacto requiere de Estados comprometidos con hacer cambios en sus políticas y con sociedades dispuestas a cambiar los malos hábitos de consumo".

Durante todo 2016, las instituciones de educación superior de la región exaltarán un mensaje enfocado en la urgencia de consolidar acciones que lleven a la armonía con la naturaleza y detengan la huella ambiental que el ser humano va dejando a su paso.

La declaratoria “2016 Año de las Universidades Estatales Centroamericanas por la Madre Tierra”, aprobada por el CSUCA, se propone aprovechar la plataforma universitaria para promover espacios, acciones y conocimientos que propicien una nueva cultura basada en la ética del cuidado de la Tierra, entendida como una “casa común” y de todas aquellas personas que la habitan.

El CSUCA adoptó esta declaratoria por iniciativa de las universidades públicas adscritas al CONARE de Costa Rica, que luego de tomarla como acuerdo la presentaron ante el órgano centroamericano con el respaldo del resto de instituciones hermanas de la región. Por ello, la declaratoria fue aprobada de forma unánime.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

{jcomments on}