Carlos García Vindas: primer licenciado del CAI de Pococí

Su historia en el sistema penal costarricense no ha sido fácil para Carlos García Vindas, como muy probablemente tampoco lo ha sido para los 12 mil privados de libertad en Costa Rica. Sin embargo, en medio de lo que representa la privación de su libertad, Carlos tomó la decisión de aprovechar las oportunidades de estudio que ofrece la Universidad Estatal a Distancia (UNED) y comenzó un proceso académico que hoy lo acredita como el primer licenciado del Centro de Atención Institucional (CAI) de Pococí.


Desde La Leticia, en Pococí, García Vindas se aseguró de comenzar un nuevo camino de la mano del Programa de Atención de Estudiantes Privados de Libertad, adscrito a la Dirección de Asuntos Estudiantiles (DAES) de la UNED. Dicho programa está presente en los centros penitenciarios desde 1979, promoviendo la incorporación de la población privada de libertad en el Sistema Educativo Universitario.


Carlos afirma que tomó los estudios en el centro penal para superarse, "para ser mejor. Yo tengo un par de licenciaturas: una en Turismo y la otra en Enseñanza del Inglés como segundo idioma... y puedo decir que ni siquiera las dos licenciaturas juntas que tuve la oportunidad de cursar estando fuera representan el estrés y la problemática de esta Licenciatura en la UNED. Estudiar en un centro penal no es fácil".


"Aun así, si usted se define como una persona que quiere crecer siempre, no hay necesidad de que las circunstancias lo limiten. Vamos a decirlo: las circunstancias son complicadas, no puedo decir que estoy en un mundo color de rosa, porque no es así... las circunstancias son muy difíciles pero hoy estoy culminando este proceso y me siento satisfecho", afirmó.


La defensa de su tesis se celebró la semana pasada de forma exitosa. Acompañado de familiares, amigos y funcionarios de la UNED, Carlos defendió su tema "Diseño de un currículo especial en el campo de la enseñanza del inglés como segundo idioma en la modalidad de cursos libres (educación no formal)" para optar por el título de Licenciatura en Docencia.

 

"Lograr la graduación de esta población es un logro importante no solo como institución, sino a nivel social. Nuestro quehacer se fundamenta en facilitar los procesos vinculados con la formación académica y humanística de las personas privadas de libertad, con el fin de favorecer el ingreso, la permanencia y el éxito académico de ellos y ellas en la UNED, siempre desde una perspectiva de enfoque de derechos que propicie la equidad y el acceso a la formación profesional", dijo la encargada del Programa de Atención a Privados de Libertad, Noelia Vega Rodríguez.

 

"Esto responde a su vez al compromiso social de coadyuvar con la reincorporación y adaptación de estas personas a la sociedad", agregó.


"El acompañamiento que he tenido en la UNED ha sido especial porque he sentido el trato no sólo como estudiante sino como ser humano, que es muy importante", concluye Carlos.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.