Evaluación de los aprendizajes apunta hacia la reinvención de la educación superior a distancia

Institución abordó temática en el marco del Plan de Desarrollo Académico 2012-2017

 

Ejes de trabajo se centraron en Fundamentación teórica-metodológica de la evaluación para aprender; Evaluación para aprender, una responsabilidad compartida, y Gestión administrativa en sintonía con la Evaluación para aprender

 

Simposio contó con la participación de los expertos internacionales: Juan Manuel Álvarez, de la Universidad Complutense de Madrid y Constanza Abadía García, de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia (UNAD), Colombia

 

"Permita que los alumnos participen en la corrección de sus exámenes, pruebas o trabajos, y asegúrese de que aprendan con ella", expresó Juan Manuel Álvarez de la Universidad Complutense de Madrid.Es importante y casi que urgente hacer "cambios en la gestión universitaria", en función de mejorar aspectos que tengan que ver con la evaluación de los aprendizajes; fue a la conclusión que llegaron la mayoría de participantes que asistieron al "I Simposio sobre Evaluación de los Aprendizajes: Aprender para evaluar y evaluar para aprender".

 

El Centro de Capacitación en Educación a Distancia (CECED) y el Programa de Apoyo Curricular y Evaluación de los Aprendizajes (PACE), dependencias que organizaron dicha actividad generaron este espacio con el objetivo de reflexionar acerca de las prácticas evaluativas de la Universidad Estatal a Distancia (UNED) a la luz del enfoque teórico de evaluar para aprender, a fin de crear una propuesta acorde con el modelo pedagógico de la universidad.

 

Como parte de las ideas que se plantearon en el simposio, se sugirió a las diferentes cátedras y programas que así lo deseen, inicien un proceso de innovación en lo que a evaluación de los aprendizajes se refiere, los cuales tendrán el acompañamiento del CECED y del PACE; posteriormente, dichas innovaciones serán sistematizadas y socializadas a finales del año 2015.

 

Lo anterior, permitirá valorar las modificaciones a la gestión académica y administrativa, para que los esfuerzos no sean aislados, sino que muestren posibles rutas para que los entes responsables definan la gestión en el ámbito de la evaluación de los aprendizajes, lo cual es un pendiente que no se puede seguir postergando, aseguraron los organizadores.

 

Katya Calderón Herrera, vicerrectora Académica, expresó: "hemos decidido tomar acciones alrededor de la evaluación de los aprendizajes, y es así como nace este primer simposio... Lo que pretendemos con esta actividad no solo es reflexionar, sino que buscamos tomar las decisiones adecuadas para que el aprendizaje de nuestros estudiantes mejore y así no perder la calidad en nuestros procesos académicos".

 

"Hoy estamos inmersos dentro de los desafíos que representan las tecnologías de información, y es nuestra responsabilidad saber utilizarlas de manera óptima para transmitírselas a nuestros estudiantes. Lo que me llena de orgullo y satisfacción es que sí se pudo generar este espacio que por tanto tiempo anhelamos, donde estudiantes, tutores, cátedras, programas y expertos trabajen de manera conjunta en función de generar esas herramientas educativas acordes con el modelo pedagógicos de la institución. Y como dijo Albert Einstein ´los que dicen que es imposible, no deberían molestar a los que lo están haciendo´".

 

En la conferencia inaugural, a cargo de Juan Manuel Álvarez de la Universidad Complutense de Madrid, se abordó el tema "Conceptualización de la evaluación para aprender: la evaluación al servicio de quien aprende y de quien enseña".

 

Para el especialista, la evaluación tiene que ser formativa, continua y crítica pues es parte integral del proceso en el que se dan la enseñanza y el aprendizaje, "la evaluación formativa, que es además continua, debe garantizar el progreso gradual y adecuado en la adquisición de los contenidos de aprendizaje".

 

"Todo buen aprendizaje conlleva autoevaluación de la propia actividad de aprender, debido a que esta es esencialmente una práctica ética, estética y técnica. Por otra parte, tenemos que ser conscientes de que la evaluación tiene dos lógicas encontradas, que a su vez tienen intereses enfrentados como son la Racionalidad técnica versus la Racionalidad práctica", afirmó Álvarez.

 

"En la Racionalidad técnica solo importa la programación y el control, el cual se centra en ¿Qué evaluar? ¿Cuándo evaluar? y ¿Cómo evaluar?; en cambio, en la Racionalidad práctica, que tiene que ver con la ética de la responsabilidad se pone mayor atención a los siguientes criterios: Al servicio de quién está la evaluación; Al servicio de qué está la evaluación; En qué principios (formativos) se basa; Qué fines persigue y Qué usos hacen de ella los profesores. Es decir, que al primero solo le importa el resultado de la evaluación, mientras que el segundo se cuestiona acerca de cuáles mecanismos son idóneos para la evaluación", agregó.

 

"Si pretende desarrollar el pensamiento creativo, crítico y autónomo de los estudiantes, formule preguntas que obliguen a fundamentar y a justificar las respuestas de un modo creativo, crítico y autónomo; las pruebas objetivas no son el recurso adecuado para garantizar la evaluación justa... Permita que los alumnos participen en la corrección de sus exámenes, pruebas o trabajos, y asegúrese de que aprendan con ella. No sea más exigente a la hora de examinar que a la hora de enseñar, ni exija más cuando corrija y califique que cuando los alumnos aprenden", finalizó Álvarez.

 

Por otra parte, Constanza Abadía García, Vicerrectora Académica y de Investigación de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia (UNAD), expuso el tema "Evaluación del Aprendizaje: una Experiencia en la UNAD".

 

Para Abadía García, debe de haber coherencia entre el modelo pedagógico y la evaluación, pues la evaluación se concibe como una estrategia didáctica para fortalecer el aprendizaje, donde las múltiples interacciones que el estudiante puede tener entre sus pares, docente, contenidos y demás, deben preocuparse por cómo aprende y cómo éste mismo reconoce y valora la utilidad de lo que aprende.

 

Respecto a las estrategias de evaluación que se practica en la universidad colombiana, Abadía García dijo que la autoevaluación, la coevaluación y la heteroevaluación son conceptos que van de la mano en función de mejorar los procesos de evaluación de los aprendizajes, ya que estos inspiran en el estudiante a generar procesos de reflexión y autocrítica.

 

Como parte de esta actividad, la UNED presentó algunas experiencias que se llevan a cabo en diversas dependencias, algunas de ellas fueron: La evaluación positiva del error, factor fundamental en el aprendizaje por competencias; Hacia un aprendizaje significativo por medio de la evaluación alternativa; La autorregulación y la autoevaluación como parte de la estrategia de aprendizaje en los cursos obligatorios que ofrece el CECED, Efectos del uso de portafolios en la motivación para el aprendizaje de la programación en la UNED, y Procesos de investigación como insumo para las prácticas evaluativas.

 

Algunas impresiones generadas de la mesa redonda: "La gestión administrativa en sintonía con la evaluación para el aprendizaje"

 

En este espacio, Katya Calderón Herrera, vicerrectora Académica, (moderadora), Yarith Rivera Sánchez, directora de la Escuela de Ciencias de la Educación (ECE) en representación de las escuelas, Xinia Quesada Arce, directora de la Dirección de Centros Universitarios, Ana Cristina Umaña Mata, coordinadora del PACE y Marianela Salas Soto, coordinadora del CECED manifestaron que la universidad necesita realizar cambio urgentes.

 

Yarith Rivera, directora ECE

 

Respecto a los retos y posibilidades en el proceso de los aprendizajes, estos han tenido una transformación en la educación y desde la escuela hemos tratado de implementar nuevas herramientas, para así pasar de una concepción de evaluación tradicional a una que venga a contribuir en el mejoramiento académico.

 

El reto que tenemos como institución es realizar más trabajos colaborativos pues debido a que en ocasiones hacemos cosas aisladas entre dependencias, quienes se sienten un poco desorientados y en muchas ocasiones solitarios son nuestros estudiantes... Recalco, me refiero a trabajos colaborativos, no trabajos en equipo.

 

Como desafíos, uno de los principales es identificar fortalezas y debilidades de la gestión académica, con el fin de generar instrumentos apropiados para nuestros estudiantes, los cuales no solo sirvan para evaluar, sino que la idea es que los estudiantes se apropien de estos materiales.

 

Xinia Quesada, directora de Centros Universitarios

 

Nuestros centros universitarios son puntos de encuentro, tanto para la población estudiantil como para las personas de las diversas comunidades donde se ubican cada una de nuestras sedes.

 

Parte de nuestras labores es abrirle esos espacios, donde la educación, lo cultural, lo social, lo recreacional y demás actividades garanticen ese convivio. Sin embargo, este trabajo no solo corresponde a los centros universitarios, sino que se tiene que realizar de manera conjunta con los programas y cátedras. En ese sentido, es necesario que tengamos una realimentación permanente, para así optimizar los recursos institucionales.

 

Por eso, creo que si hay esa realimentación entre la comunidad universitaria podremos ir mejor encaminados hacia lo que estanos buscando, que es "aprender para evaluar y evaluar para aprender".

 

Marianela Salas, coordinadora CECED

 

Al hablar de propuestas de evaluación, lo que queremos es que este sea un proceso de aprendizaje.

 

Tenemos que hacer cambios en la gestión, es cierto, pero muchos pensamos que la gestión solo se centra en lo académico y administrativo, y ese es un concepto equivocado pues este tiene un panorama más amplio que abarca la planificación, motivación, capacitación, propuestas curriculares, autoevaluación, socialización de experiencias entre otras.

 

Por eso, es mejor referirnos a esas acciones como procesos de aprendizaje pues la idea es amalgamar todos esos elementos para promover el cambio y mejoramiento de los procesos de aprendizaje.

 

Ana Cristina Umaña, coordinadora del PACE

 

El análisis del modelo pedagógico de la UNED evidencia la necesidad de fortalecer la propuesta teórica, de manera que se incorporen de forma clara y precisa aspectos relacionados con evaluar para aprender.

 

Por otro lado, el Reglamento General Estudiantil presenta una visión de la evaluación de los aprendizajes desde su conceptualización tradicional, tendiente a lo sumativo y muy orientada hacia la incorporación de las pruebas escritas, lo cual resulta contradictorio con la propuesta de evaluar para aprender que propone el Plan Académico.

 

Así se puede ver el primer reto en el cual el PACE debe participar en conjunto con otras instancias académicas, específicamente en la atención y mejora de la normativa institucional, para que se pueda tener la base teórica que de sustento al marco de gestión administrativa a implementar.

 

Otra tarea importante es el diagnóstico de las prácticas que los y las docentes vienen desarrollando en relación con la implementación de estrategias mucho más orientadas a la evaluación alternativa. Este análisis permite la comprensión general de la tendencia en las prácticas desarrolladas y hasta podría visualizarse si existe algún tipo de especificación por campo disciplinar o bien por la naturaleza del conocimiento.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

{jcomments on}