Fertilización In Vitro pone en discusión temas científicos, sociales y políticos

 

 

Conversatorio se realizó en el campus universitario Fernando Volio Jiménez (sede central de la Universidad Estatal a Distancia (UNED))

 

 

 

Costa Rica es el único páis en América donde no se realiza esta práctica médica.La polémica que existe entre varios sectores costarricenses debido a que si se aprueba o no el proyecto de Ley sobre fecundación In Vitro y transferencia embrionaria, el cual tiene como fecha límite de aprobación el 31 de mayo del 2011, plazo que dio la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), ha provocado posiciones encontradas y diferencias en el ámbito social, científico y político.

   

Por eso, la Universidad Estatal a Distancia (UNED) con el propósito de crear espacios de diálogo y debate llevó a cabo el conversatorio "Fertilización In Vitro", temática que fue abordada por especialistas en ciencia, investigación, teología y estudios políticos. Julián Monge Nájera, Dennis Paul Preti, Mauricio Víquez y Bernal Mora Brenes fueron los expositores.

  

Costa Rica es el único país en América donde este tratamiento médico está prohibido y debido a la presión del CIDH, el Poder Ejecutivo envió al Congreso dicho proyecto de ley para que sea analizado.

 

Julián Monge Nájera, investigador de la UNED, indicó que la fecundación asistida se discute desde el momento en que se aplica a los seres humanos, antes de eso, no fue un tema que le preocupara a la población y a los medios de comunicación. "Esta práctica se ha venido realizando desde hace mucho tiempo, precisamente para obtener mayor calidad en animales como vacas y cerdos, y es ahí donde nos damos cuenta como los seres humanos nos apartamos del mundo natural y decimos que somos diferentes, y por consiguiente actuamos de otra manera. Creo que la fecundación In Vitro no es nada más que el encuentro de las células en un medio acuático externo".

 

"En cuanto al aspecto religioso es diferente según el grupo al que pertenezcan, hay algunos que se opondrán rotundamente y dirán que no debe haber participación humana el proceso reproductivo, y habrá otros que lo aceptan pero con condiciones, siempre y cuando no se maten embriones; también existen otras posiciones en las que se recomiendan que después del acto médico se atiendan todas las necesidades psicológicas de la paciente".

 

"(...) por eso es que defiendo que estas decisiones no deben partir de visiones religiosas; sino de un aspecto más general y profundo de la filosofía, la cual se ha incorporado a los diferentes grupos religiosos, los cuales tienen una rama muy desarrollada que es la ética", añadió Monje Nájera.

  

Por su parte, Dennis Paul Petri, director de Plataforma C, Latinoamericana para la Política Cristiana dijo que su intervención en este tema fue con el objetivo de promover la política cristiana y lograr una cierta incidencia en el espacio público nacional, con el fin de crear conciencia en las decisiones que se tomen para el futuro de la humanidad.

  

"Reconocemos totalmente la separación entre la iglesia y el Estado, eso lo tenemos muy claro. No podemos pretender que la presidenta de la República nombre obispos; sin embargo, en lo que no estanos de acuerdo es la separación de la fe y la política. Lo cierto es que no se puede poner la visión de un grupo sobre otro grupo que tiene un punto de vista diferente porque atentamos contra el pluralismo, en el sentido que no se respeta la vida de las demás personas y eso no podemos excluirlo de cualquier tema", expresó Paul Preti.

 

"La política cristiana se fundamenta en principios bíblicos y de allí se deriva la justicia social, mayordomía y el respeto de la soberanía de Dios, teniendo siempre en cuenta la dignidad humana. Para promover la dignidad de las personas es necesaria la  participación activa de cristianos en la política y la sociedad. En primer lugar el problema que vemos es la deshumanización de la sexualidad, además del vínculo de sangre que se está debilitando cuando se trata de vientres de alquiler y luego el mayor problema es la selección de embriones, ahí el tema ético deja mucho que desear, porque se desechan algunos de los embriones y se convierte en algo utilitarista", agregó.

 

"la infertilidad es algo muy doloroso y hay un tema que tiene que ver con los medios y con los fines. El fin es que quiero ser papá, pero desde la lógica cristiana, el ser padre es un don y no un derecho, por eso es interesante e importante involucrarse con estos temas porque nos hacen pensar mejor en las decisiones que vamos a tomar. Si realmente nos interesa promover la vida; entonces tenemos que promover las políticas de seguridad vial, de abuso contra el alcohol y las drogas. Lo crítico es que se limitan solo en esos temas cuando en realidad existe una agenda mucho más amplia", finalizó Paul Proti.

 

En la actualidad, la Asamblea Legislativa encargo el estudio de este proyecto a una comisión especial, hasta la fecha se han presentado varias mociones y se están analizando varios textos sustitutivos para realizar un dictamen final. Si Costa Rica no acata la acata la recomendación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se expone a un juicio ante la Corte de esa misma organización.

 

Por otro lado, la Iglesia Católica ejerce presión para que esta práctica no sea aprobada pues de acuerdo con la Iglesia católica, viola el derecho a la vida del no nacido.

  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

{jcomments on}