Profesor de Universidad de Newcastle dictó conferencia acerca de la crisis del agua

"En la comunidad internacional no hay un consenso de que el agua sea un bien común": Esteban Castro, sociólogo

 

 

 

Se calcula que 60% del agua dulce del mundo es controlada por 10 países

 

 

 

Hay un debate en torno a si las guerras del futuro serían por el agua

  

Recientemente, la Universidad Estatal a Distancia (UNED) recibió al profesor Esteban Castro, catedrático de la Universidad de Newcastle (Reino Unido), quien dictó la conferencia "Bienes comunes y construcción democrática de la ciudadanía. El caso paradigmático de la lucha por el agua."

    

En la actividad, organizada por la Vicerrectoría de Planificación, el especialista se refirió a la formación del Estado y su ligamen con la interfase público-privada en la provisión de servicios públicos esenciales de agua y saneamiento, y las interacciones entre las políticas públicas para la gestión del agua, el desarrollo de los derechos humanos y la participación ciudadana. Tales temáticas fueron analizadas por Castro desde la situación de Europa y América Latina.

  

Al iniciar la charla, el expositor mencionó que hay un debate actual en torno al concepto de bien común y que en el caso de América Latina, la discusión y las leyes en torno al tema han abundado a lo largo de la historia. Así, por ejemplo, si hacia la segunda mitad del siglo XVI el rey Carlos V emitió una orden mediante la cual ciertos bienes debían ser mantenidos en propiedad común en todos los territorios regidos por la Corona, ya en el siglo XIX más bien hubo privatización de esos bienes públicos.

  

Por ejemplo, los servicios modernos de saneamiento y cañerías ¿deben ser públicos o privados? Detrás de esta pregunta hay 200 o 250 años de historia en Europa con varios regímenes de gobernabilidad fundados en principios diferentes: se crean empresas privadas para distribuir agua, pero el servicio de cloacas era privado. Quienes tenían propiedades con acceso a ese líquido se convertían en "ladrones de agua" por querer seguir utilizando el recurso sin pagar. Como se produjo mucha contaminación en los ríos, luego el Estado tuvo que crear los sistemas de cloacas. Luego de muchos años de lucha, se pusieron los servicios de agua y saneamiento en manos del sector público, y se eliminaron los monopolios privados: el agua era un bien para todos. Este modelo fue exportado a América Latina.

 

La crisis actual del agua

  

Castro, quien fue investigador en la Universidad de Oxford hasta el año 2004, se refirió a la crisis actual del agua. "Cuando se habla de una crisis del agua ¿de qué estamos hablando realmente? Hay una serie de parámetros, pero existe uno que es muy fuerte: del volumen de agua que hay en el planeta, solo una fracción pequeña que es agua dulce, y de esa agua dulce, solo una fracción pequeña, 1%, está disponible para nosotros."

  

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que un tercio y un cuarto de la morbi-mortalidad humana se relaciona con la forma en que se gestiona el agua; sin embargo, hay congresos mundiales de salud pública en los que el tema del agua está ausente, según comentó el sociólogo de origen chileno.

  

"Otro elemento que quiero mencionar es lo que todos conocemos como las Metas del Milenio, que va específicamente al tema de los servicios básicos. Son metas muy conservadoras y mezquinas. ¿Por qué? Porque en la década de 1980, la década mundial del agua, la comunidad internacional tenía la meta de llevar 40 litros de agua limpia a cada persona del planeta para 1990. Esa meta no se logró porque cuando surgió este tema de las metas, 17% de la población no tenía agua limpia; estamos hablando de 3 o 4 litros de agua por persona, no de grandes volúmenes. ¿Y por qué digo que son mezquinas estas metas? Bueno, porque ahora la meta propone reducir a la mitad la proporción de la población humana que no tiene agua ni saneamiento para 2015. Pero lo peor es que tampoco lo vamos a lograr, según los últimos informes de la UNESCO y la OMS, y en algunas zonas la situación va a empeorar".

  

En Europa, sobre todo en Europa Central, según la OMS y la OMS la situación no es mejor. El 16% de las viviendas no cuenta con agua y hay epidemias hídricas. En Inglaterra y Gales, entre 2 y 4 millones de personas viven en lo que se llama "pobreza del agua", que es cuando se paga más de 3% del ingreso familiar en la factura del agua. Otro caso es el del río Nilo, compartido por 11 países. Uganda es uno de los países de esa zona que empieza a desarrollarse y empieza a necesitar más agua. Pero sucede que históricamente 70% de esa agua la han usado Egipto y Sudán.

  

En América Latina, según la OMS ya muchos países cumplieron la meta en 2004. Es el caso de México y Brasil. Pero hay que estar alertas porque, según Castro, esos datos son mentiras. "¿Qué significa tener 100% de cobertura de estos servicios? Por ejemplo, Israel hace décadas declara que tiene 100% de cobertura de esos servicios; pero en ese país, 18% de la población es de origen árabe; ellos utilizan 2% del agua y la pagan varias veces más cara". Hay, entonces, racismo ambiental, en muchas partes del mundo.

  

"En realidad, Costa Rica es uno de los pocos países beneficiados con el agua. Pero si ustedes miran cómo está distribuida en el mundo, se calcula que 60% del agua dulce del mundo la controlan 10 países." Se abre un debate mundial acerca de que las guerras del futuro serían por el agua. Pero hay quienes afirman que no habrá conflictos pues existe el "agua virtual", que es la que está incorporada en los alimentos y otros productos y que nunca contabilizamos ni cobramos.

 

Agua y gobernabilidad

  

En cuanto al acceso al agua, el profesor afirmó que la gobernabilidad ambiental está politizada, más allá de la simple relación tripartirá entre Estado, mercado y sociedad. Está relacionada con el ejercicio del poder y los fines sociales. Para Castro, en las políticas públicas debe haber principios y valores. "¿Cuáles son los valores, los fines y los principios que estructuran nuestra relación con la naturaleza y con el agua? Esa es la pregunta central de la gobernabilidad", advirtió el académico, quien es profesor  en Ecología Política en el University College de la Universidad de Londres.

  

"No podemos asumir que todos estamos de acuerdo. Pero alguien puede decir: '¿Cómo que hay alguien en el mundo que no esté de acuerdo en que cada ser humano en el mundo tenga acceso a 2 o 3 litros de agua limpia? Por supuesto, todos están de acuerdo'. Pues no es así... no es así. Ni siquiera eso existe en la comunidad internacional. Hasta el emperador Carlos V decía: 'El agua y las pasturas son de todos'. Pero hoy, acá, en la comunidad internacional, no tenemos ese consenso."

  

Finalmente, Castro motivó a los participantes a reflexionar en nuestro papel de ciudadanos en cuanto a elegir a las personas que gobiernan el agua, es decir, a quienes deciden las políticas públicas respecto de dicho recurso renovable.

  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.{jcomments on}