Analizaron resolución de La Haya en la UNED

 

 

Vladimir de La Cruz, Claudio Monge y Carlos Roverssi explicaron puntos importantes del documento emitido por la Corte Internacional

 

  

 

Medidas cautelares de La Haya son de acatamiento obligatorio y vinculantes para ambos países. Costa Rica es responsable de la custodia de los huimedales mediante trabajo conjunto con Ramsar.Debido a la resolución dictada por la Corte Internacional de La Haya el 8 de marzo de este año en relación con los conflictos que existe entre Costa Rica y Nicaragua, la Universidad Estatal a Distancia (UNED) llevó a cabo una mesa redonda en la cual participaron reconocidos personajes involucrados con la política nacional. El objetivo de la actividad fue  abrir espacios de diálogo y discusión entre la academia, el sector político y la comunidad en general.

   

La mesa redonda “Resolución de La Haya: Costa Rica-Nicaragua” se gestó desde la  Cátedra Manuel Mora y la Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades (ECSH) de la UNED. Según Luis Guillermo Carpio Malavasi, rector de la UNED, la idea es involucrar a los ciudadanos de todo el país a que conozcan más de cerca la situación actual que vive Costa Rica y brindarles información relevante acerca de los interese nacionales.

 

 

 

“Para cumplir con el papel de universidad debemos darle a Costa Rica mayor cultura, desarrollo y educación, sobre todo en informarles de manera adecuada y objetiva los acontecimientos que ocurren en el país. Creo que como institución pública tenemos que analizar desde todas las perspectivas lo que sucede con nuestro territorio nacional, y esta es una buena oportunidad para dar a conocer la realdad costarricense. Quiero adelantarles que próximamente estaremos distribuyendo el documento de la resolución que dictó la Corte Internacional, con su respectiva traducción al español, el documento estará disponible en todas las librerías de nuestra universidad”, dijo Carpio Malavasi.

 

 

 

Los expositores de la mesa redonda fueron: Claudio Monge, diputado del Partido Acción Ciudadana (PAC), catedrático de la Universidad de Costa Rica (UCR) y escritor de poesía; Vladimir de la Cruz, historiador, decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional (UNA) y ganador del los premios nacionales Aquileo J. Echeverría y Cleto González Víquez y Carlos Roverssi, Vicecanciller de la República, experto en comunicación política, con formación en periodismo y derecho.

 

 

 

Según los expertos, Costa Rica ha tomado una actitud positiva frente al conflicto y su actuación se basa en el respeto, la solidaridad y la paz social. Cabe destacar que los conflictos iniciaron el año pasado y fue el 1 de noviembre del 2010 cuando el Gobierno de Costa Rica denunció ante la Organización de Estados Americanos (OEA) el ingreso de tropas nicaragüenses a territorio nacional, específicamente en la zona de Isla Calero.

 

 

 

Luego de la denuncia efectuada, 21 países de la OEA solicitaron a Nicaragua el 12 de noviembre del 2010 retirar sus tropas militares de Isla Calero, pero la solicitud no fue acatada porque carecía de acatamiento obligatorio, por eso el Gobierno nicaragüense decidió permanecer en territorio nacional y continuar con el dragado del Río San Juan.

 

 

 

“La resolución de La Haya fue más favorable para los costarricenses que para los nicaragüenses porque obliga a Nicaragua a desocupar territorio nacional y al cese de la construcción del caño artificial que realizaban mediante la destrucción de árboles y humedales, y nos deja a nosotros velar por la protección de los humedales. Por su parte, Nicaragua no puede seguir ejecutando trabajos en Isla Calero y se sometió a una instancia internacional el cual dictó una resolución preliminar hasta que se consigan más pruebas para su dictamen final”, dijo Vladimir de La Cruz.

 

 

 

“Hay que destacar también que La Haya obligó a Nicaragua a someterse a un código de conducta que permita discutir tema de fondo, y otro en el campo de las relaciones internacionales. Tal vez lo más negativo que tenemos es que queda pendiente la discusión de límites, pero eso tendremos que resolverlo con pruebas fehacientes que pongan en evidencia el mal accionar del Gobierno nicaragüense”, agregó de La Cruz.

 

 

 

Por su parte, Claudio Monge, manifestó que la situación actual en que se encuentra el país es por la irresponsabilidad de la Cancillería, que frente a estos problemas no hizo nada en su debido momento para prever el conflicto.

 

 

 

“Me parece importante recordar que estamos sumergidos en este problema por una acción irresponsable de la Cancillería, y esto no lo puedo dejar de mencionar. Pero he de reconocer también que el trabajo que ha venido realizando el Vicecanciller y el Canciller son labores serias en relación con el tema, es más, tengo que rescatar la carta que se le envió Gobierno nicaragüense, en la cual se dirigen con respeto y seriedad  abordando el tema del dragado, y a partir de allí se han hecho cosas muy positivas y favorables para el país”.

 

 

 

“Aquí no solo se ve la invasión del ejército de Nicaragua a territorio nacional, si no una ocupación territorial, pero gracias a las acciones dirigidas por el Gobiernos de Costa Rica, hoy ese territorio fue desocupado. Lo más relevante es haber demostrado a Nicaragua que la Corte Internacional de Justicia si podía dictar medidas cautelares, y que son de carácter vinculante y obligatorio para ambos países y que ellos no pueden hacer lo que les dé la gana”, añadió.

 

 

 

“Hay una asunto clarísimo, que es que la Corte de la Haya no menciona el lugar como un territorio en disputa, sino como un territorio conflicto y eso es gravísimo porque plantea las cosas diferentes porque no es lo mismo decir que estamos en una zona en conflicto a decir que estamos en una zona en disputa; entonces tenemos que tener cuidado con eso”, concluyó Monge.

 

 

 

El Vicecanciller de la República de Costa Rica, Carlos Roverssi, responsabilizó a Daniel Ortega, presidente de Nicaragua por el conflicto territorial que tienen en la actualidad ambos países y de los actos vandálicos que se dan en la frontera norte del país debido a al estudio que pretenden realizar actualmente expertos nacionales y especialista de la Convención Internacional de Humedales Ramsar.

 

 

 

Cabe mencionar que una de las medidas cautelares que resolvió La Haya fue que Costa Rica puede visitar la zona en conflicto, pero solamente con personal que evalúe la situación ambiental en la zona; sin embargo, deberán notificar con anterioridad a la Comisión Internacional de Humedales Ramsar.

 

 

 

“No sé si don Claudio se refiere al hecho de haber desconocido sus mensajes o de no haber tenido una alta actitud cívica en ese tema, pero lo cierto es que el accionar del Gobierno fue oportuna y hoy nos brinda una mejor posición ante la Corte Internacional de Justicia. Pero en este momento lo importante a destacar son las lecciones aprendidas y el respaldo que hemos sentido por parte de varias instituciones y las universidades”, expresó Roverssi.

 

 

 

“Aquí hay algo histórico que resaltar, la Corte Internacional de Justicia nunca había tomado una decisión de carácter ambiental y esta es la primera vez que toma una decisión de estas. Dentro de las medidas cautelares destaco el párrafo en el cual dice que Costa Rica y Nicaragua no pueden entran con civiles o militares a hacer acciones en Isla Portillo; también dice que Costa Rica con personal civil especializado es responsable de proteger el ambiente en consulta con Ramsar, para establecer las medidas necesarias y así evitar daños irreparables”.

 

 

 

“La lección aprendida número uno fue que no tenemos que tenerle miedo a Nicaragua porque Costa Rica también tiene sus derechos y no tenemos que dejarnos amedrentar por el ejército nicaragüense, por eso responsabilizo al presidente de Nicaragua Daniel Ortega de los actos que ocurrieron hace uno días en la frontera norte. Pero a pesar de los amedrentamientos vamos a continuar con los estudios necesarios por la protección de los humedales”, agregó.

 

 

 

“Otra lección aprendida es que gracias a las denuncias por parte de los diputados e instituciones conocemos más de cerca los problemas y es solo con la visita a esos lugares que nos damos cuenta de cuál es la realidad nacional. Un ejemplo claro es lo de Crucitas, que nadie conocía de ella hasta que surgió el tema minero, lo mismo pasa aquí, nadie sabía que existía una isla llamada Calero y que era la más grande de Costa Rica, pero gracias a estas denuncias hoy somos conscientes de que tenemos que mejorar nuestras acciones”, culminó Roverssi.

 

 

 

En la actualidad el Gobierno costarricense tiene como proyecto desarrollar en la zona norte una carretera paralela al Río San Juan, de manera que promueva un desarrollo regional y transfonterizo, asimismo busca restaurar su institucionalidad internacional.

 

 

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

{jcomments on}