Costa Rica sigue en debate económico mientras deuda pública se agrava

 

 

Gobierno dice que es necesario aprobar reforma fiscal y opositores piden que se replantee el proyecto, pero con la participación de sectores productivos, organizaciones gremiales y representantes de instituciones públicas y privadas

 

 

 

Actividad fue la cuarta del ciclo de conferncias “Ideas económicas para Costa Rica del primer cuarto de siglo XXI” y se llevó a cabo en el campus Fernanado Volio Jiménez (sede centralde la UNED).Los expertos en política y economía nacional José Luis Araya, viceministro de Hacienda, José María Villalta abogado, ecologista y diputado del Frente Amplio, y Luis Guillermo Solís, analista político, historiador y dirigente del Partido Acción Ciudadana, llegaron a la Universidad Estatal a Distancia (UNED) para discutir acerca del futuro económico y político del país.

    

Esta actividad corresponde al ciclo de conferencias "Ideas económicas para Costa Rica del primer cuarto de siglo XXI", el cual tiene como propósito brindar información y acercar a los costarricenses a la realidad nacional, generando un debate público en el que la ciudadanía intervenga con sus críticas y haga evidente sus necesidades.

  

"Las temáticas nacionales son importantes debatirlas ante una audiencia crítica, y en este caso la UNED tiene que seguir trabajando en la búsqueda de espacios de discusión y diálogo, para generar desde la academia formaciones de opiniones que ayuden al desarrollo del país. Por eso agradezco la presencia de los expositores en esta oportunidad y a las personas que hoy nos acompañan para discutir un tema tan importante como es el futuro económico del país", dijo Luis Guillermo Carpio Malavasi, rector de la UNED.

 

El viceministro de Hacienda José Luis Araya abordó el tema "política nacional de sostenibilidad fiscal", el funcionario del Gobierno Central dijo que Costa Rica se enfrenta a un gran reto de corto y mediano plazo. En el corto plazo se presenta un gasto recurrente del presupuesto nacional de este año, el cual se está financiando con la deuda pública, este es de 800 mil millones de colones, es decir el 4% del Producto Interno Bruto (PIB).

  

En el mediano plazo, la deuda pública con cargo al presupuesto nacional aumenta en 5.3% más del PIB por año. También existen múltiples necesidades colectivas que están insatisfechas, como es el campo de  infraestructura, educación y seguridad ciudadana.

  

"Los retos que nos hemos planteado superar es contar con un Estado que garantice una provisión adecuada de servicios y bienes públicos, el cual nos ha llevado a ser un país con un nivel de desarrollo humano alto. Sin embargo, el financiamiento que la sociedad le da a una parte de ese Estado es insuficiente, lo que se refleja en la baja carga tributaria, todo esto crea un déficit fiscal estructural", dijo Araya.

 

José María Villalta, abogado, ecologista y diputado del Frente Amplio indicó que la reforma tributaria que plantea el gobierno debe guiarse por los principios de la solidaridad y la justicia. El diputado dejó en claro que los últimos gobiernos no han hecho más que favorecer a los grandes capitalistas que manejan la economía del país.

  

"El modelo económico vigente en el último cuarto de siglo ha favorecido al sector financiero privado, a las grandes empresas exportadoras nacionales y transnacionales, y al capital turístico e inmobiliario, este modelo también ha concentrado la riqueza en el país, y propiciado que la estructura tributaria recayera en los sectores medios y las personas asalariadas, es decir en la gente trabajadora".

 

"Tenemos que impulsar una reforma fiscal integral que imprima progresividad y justicia a la estructura tributaria, la cual ha de incorporar, además, formas de penalización a los excesos de riqueza, el consumo principal y las formas de producción ambiental o socialmente dañinas. Por eso el proyecto Solidaridad Tributaria que plantea el Gobierno es regresiva. Nosotros consideramos que una reforma justa y solidaria debe introducir los conceptos de renta global y renta municipal", expresó Villalta.

 

Por su parte, Luis Guillermo Solís, analista político, historiador y dirigente del Partido Acción Ciudadana manifestó que si es necesaria la reforma fiscal, pero esta tiene que ser discutida no solo por los diputados y el Gobierno; sino que intervengan las representaciones de diferentes organizaciones que hay en Costa Rica, para actuar de manera integral y con la participación del pueblo costarricense.

  

"Creo en el instrumento fiscal como una herramienta legítima y necesaria para la distribución del ingreso y el fomento productivo para la inversión social. Por eso es importante un acuerdo nacional que permita el cumplimiento de esos objetivos de distribución e inversión para palear los problemas actuales de la economía. Esta reforma que plantea el Gobierno no satisface las necesidades del pueblo y por consiguiente no atienden los criterios de progresividad que el país requiere. La renta global al no estar incorporada en esta propuesta, coloca a los sectores medios como la solución al problema y no a los que deberían pagar más, me refiero a las oligarquía financiera".

  

"Es necesario desvincular la aprobación de impuestos de la puesta en marcha de las políticas sectoriales, esto no es equitativo, por ejemplo si se va a cargar de impuestos los vehículos, que también se hable de políticas públicas con respecto a transporte público".

  

"Todas estas lesiones políticas se deben al efecto perverso de tres décadas de un modelo de desarrollo que ha generado más desigualdad en el país, esto ha puesto en peligro la paz social y la democracia del Estado, y en ese sentido nos coloca en una vulnerabilidad muy peligrosa. En este momento tenemos 11 meses de contracción, la desaceleración económica está claramente mostrada y difícilmente vamos a tener una recuperación significativa, primero porque estamos pegados al modelo económico estadounidense, y como ellos son nuestro principal mercado internacional tenemos que sufrir las consecuencias de su realidad económica. Actualmente, estos males económicos han provocado una reversión en los niveles de pobreza, de 18.5% en el 2009, pasamos a un poco más del 24% hasta el momento".

 

Luis Guillermo Solís concluyó su presentación diciendo que el panorama económico es grave y delicado, pero que tanto el gobierno como los diputados tienen que entender que la voz del pueblo es fundamental para tomar una decisión que resolverá el futuro de Costa Rica.

  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

{jcomments on}