UNED presenta nueva cosecha narrativa en XI Feria Internacional del Libro

Feria volvió a la antigua Aduana
También se ha mostrado poesía y ensayos literarios al público
Editorial UNED ganó el Concurso de Novedades FILCR 2010, con 35 textos

  

Los escritores compartieron con el público sus creaciones en prosa

  

 Los cuatro tienen historias que contar: almas vulnerables, relatos íntimos, cómo recuperar los sueños perdidos y el trabajo infantil son algunas de las tramas por donde transitan miles de almas viven, aman y sufren.

   



Es la propuesta narrativa que usted podrá leer en dos libros de cuentos y dos de novelas, recientemente publicados por la Editorial UNED. Por eso, la XI Feria Internacional del Libro de Costa Rica fue la cita perfecta entre autores y lectores para mostrar las novedades narrativas.

En cuento, Jorge Bravo presentó Ventana del alma y Luis Antonio Bedoya, Relatos paganos. Ellos eran una canción es una novela escrita por Emilio Chinchilla, mientras que El poema perdido de Aurora Cáceres salió del tintero de Rodrigo Quesada.

Mujeres que se olvidan de ser mujeres, el anciano que es abandonado en un asilo, olvidado por su familia o los niños que son obligados a trabajar son parte de la radiografía social propuesta por Jorge Bravo.
“Este es un libro de cuentos de tipo social humanista. Es el rescate de aquellas áreas más vulnerables de la sociedad, aquellos individuos con historias que son sencillas o fantásticas. En realidad, cada uno de los cuentos es la vida de un personaje”, dijo el autor.

Bravo explicó por qué escogió el título: “es abrir la ventana del alma, de la situación que está viviendo nuestra Costa Rica, nuestro mundo. Yo los invito a leer el libro para que ustedes lo compartan, para que empecemos a entrar en la realidad de una Costa Rica que tiene muchas historias, algunas muy duras, pero que a veces nosotros nos tapamos los ojos”.

¿Es posible imaginar un mundo más allá del cristianismo? Bueno, esa es la pregunta que Luis Antonio Bedoya intenta responder con sus cuentos. Él reflexiona en torno a la libertad del ser humano en diversos espacios.

“He querido imaginar un mundo en el mundo. Eso siempre es terrible. Admiro la soledad de esas criaturas que, no obstante el amor, saben descubrir los nombres de las cosas, por mirarlas muchos años, con fijeza y esperanza”, ha dicho el autor, quien desde muy joven leyó textos religiosos, lo cual es evidente en su nueva producción literaria.

Una experiencia vivida hace doce años dio pie a Ellos eran una canción. Son situaciones vividas por muchos de nosotros. Chinchilla contó que “es una novela que busca la realidad de esos seres marginales: esos niños de la calle que no sabemos de dónde vienen o dónde están. Y los vemos solo como eso: como la triste escoria que a veces quisiéramos quitar. No los creemos capaces de soñar, de sentir, de vivir”.

Los dos personajes fantasean con una realidad diferente y construyen su una bonita relación en un entorno desagradable. El libro está ahí para desnudar esas realidades perdidas o escondidas. “Y a veces no queremos hacerlo para seguir siendo ese ser indiferente que se queda viendo la realidad desde el fondo y con los ojos totalmente dormidos”, expresó Chinchilla.  

“Todo tiempo pasado fue mejor” es la consigna de El poema perdido de Aurora Cáceres: cuatro atribulados personajes comparten sus vidas, llenas de proyectos y sueños frustrados; ellos tratan de convivir y sobrevivir a sus tristes días en torno a los libros que leen.

Quesada confesó que, en su experiencia personal, es distinto escribir acerca de historia que hacer crónicas de emociones.” ¿Por qué escribir una novela en un momento determinado? Cuando uno escribe historia, uno escribe sobre otras personas; es más fácil. Cuando uno escribe novela, cuento o poesía, escribe uno sobre uno mismo; eso es bien difícil”, confesó Quesada.
Hoy se presentaron los ensayos literarios. Carmen Naranjo: una metáfora viviente, de Virginia Borloz; La herida oculta. Del amor y la poesía, de Gustavo Solórzano; El disecador de abuelitas. Cuentos costarricenses de la década de 1940, de Laura Casasa; y Pingüinos, camellos y ornitorrincos. Sobre literatura y otras especies, de Rodrigo Soto.

El sábado 4 de setiembre será la presentación del número 20 de la serie ambiental infantil Mapachín. Esta vez, la publicación tiene por título Aventuras en la isla más linda del mundo. Su autor es Eduardo Ugalde Meza.

Ya el miércoles anterior le tocó el turno a la muestra en poesía. La sed que nos llama, Nocturnos de presagios y Navaja de luciérnagas son los títulos que Juan Carlos Olivas, Lucía Alfaro y Ronald Campos, respectivamente, nos ofrecen en lírica.

Igualmente, usted también podrá disfrutar y adquirir estos y otros libros en el stand de la librería de la UNED, que se encuentra en la entrada principal de la feria.

Según Alberto Moltalbán Lazo y Marlen Mussio Guzmán, de la Oficina de Distribución y Ventas (Ofidive), los visitantes de la feria, cuya cantidad ha superado las expectativas de los organizadores, buscan mucho los libros de historia y narrativa del sello UNED.
Y, volviendo a las novedades, la Cámara Costarricense del Libro recientemente informó que de 166 textos literarios nuevos presentados para la edición 2010, 35 corresponden a la Editorial UNED. Por eso, la Editorial UNED se convirtió, entre más de 40 casas editoras, en el expositor ganador del Concurso de Novedades FILCR 2010.{jcomments on}