Primer Congreso Interuniversitario en el marco de PLANES 2006-2010 con resultados positivos

 

Programa de regionalización interuniversitaria podría ser permanente en el CONARE

Autoridades de las universidades públicas se comprometieron a seguir mejorando las acciones que se desarrollan en las regiones periféricas del país.El “I Congreso de Regionalización Interuniversitaria en el marco de PLANES 2006-2010” realizado en Santa Clara, San Carlos, dio resultados positivos. Esto tras el trabajo conjunto que realizaron las cuatro universidades públicas durante los días 27, 28 y 29 de octubre.

El objetivo principal de esta actividad fue reflexionar y analizar acerca de los resultados de las iniciativas  que se generaron durante los últimos tres años, la cual ha venido realizando la Comisión de Enlace del Consejo Nacional de Rectores (CONARE) mediante la Comisión de Regionalización Interuniversitaria (CRI) en las diferentes regiones del país.
En primera instancia, los funcionarios de la Universidad de Costa Rica (UCR), el Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR), la Universidad Nacional (UNA) y la Universidad Estatal a Distancia (UNED) se refirieron al marco normativo y estratégico para la regionalización interuniversitaria, luego se realizó un análisis de los retos que se presentaron durante los últimos años a partir de los resultados alcanzados y la experiencia obtenida por cada institución.

   


Como el resultado más importante del congreso, las universidades resolvieron presentar una propuesta para crear un programa permanente en el CONARE, orientado hacia las iniciativas interuniversitarias para el desarrollo de las regiones Chorotega, Pacífico Central, Pacífico Sur, Huetar Atlántica y Huetar Norte.  
Rodrigo Arias, presidente del CONARE y rector de la UNED, dijo: “Les preguntaba a los compañeros organizadores de esta actividad, que me llamaba la atención que le pusieran a este congreso “primer congreso de regionalización interuniversitaria”, la respuesta fue que era la primera en el marco de PLANES y en broma les decía que era el primero con recursos, pues los que estamos en esto desde antes, nos acordamos de cinco congresos previos. El último fue en el 2001 en Limón, y antes habíamos tenido congresos en Perez Zeledón, Santa Clara y Liberia, pero esos fueron congresos donde manifestábamos nuestras esperanzas, ilusiones y la voluntad de querer trabajar conjuntamente entre universidades. Hoy es una realidad y eso me complace”.
“La decisión que tomamos los rectores en el 2006 fue una decisión muy positiva, porque por primera vez se le asignaban recursos específicos para que las universidades emprendan  proyectos, siempre pensando en mejorar la vida de las personas, dirigidos a aumentar las capacidades, los talentos, las competencias y el conocimiento de los costarricenses en distintas zonas del país, con el propósito de que puedan convertirse en verdaderos actores de su propio desarrollo. Las personas no son objetos de lo que nosotros queramos hacer,  sino que son sujetos de su propio desarrollo, eso siempre tiene que estar presente cada vez que se reúnen las CRI, porque si esos principios se respetan, se podrá cumplir cabalmente con los objetivos en esta nueva era del CONARE”, agregó Arias.


El presidente de la entidad rectora y rector de la UNED culminará su periodo el 10 de noviembre de este año, pero asegura que seguirá de cerca las acciones que se generen desde las universidades, “cuando uno está vinculado con las comunidades como dichosamente he estado a lo largo de mi vida profesional, uno nunca deja ese compromiso con ellos, y desde donde me desempeñe, pues voy a estar observando que sucede y aportando cuanto pueda e ilusionándome con las expectativas y con los resultados que se alcancen”, concluyó.

El programa de Regionalización Interuniversitaria que beneficia a cientos de familias costarricenses se aprobó a finales del 2006, pero fue en el 2007 que entró a operar en las diferentes regiones del territorio nacional. En ese tiempo, las universidades públicas plantearon como objetivo, contribuir con el desarrollo social, económico, político, cultural y ambiental de las regiones periféricas de Costa Rica, pero especialmente en las zonas más marginadas.

Promover el desarrollo integral de las comunidades, a partir del intercambio de saberes; promover la inclusión social como medio para combatir la inequidad; reconocer la diversidad cultural presente en cada región y fortalecer la conciencia de conservación ambiental y el uso sostenible de los recursos naturales, son algunos de los principios específicos que plantea el programa de Regionalización Interuniversitaria para desarrollar las iniciativas.

Yamilet, González, rectora de la UCR, manifestó: “Creo que todos hemos luchado desde nuestras instituciones para que hoy las universidades tengan un carácter realmente nacional,  pero gracias a este tipo de integraciones, las universidades ahora tienen mayor impacto en las comunidades. Recuerdo que hace cuatro años, el CONARE decidió que uno de sus ejes de trabajo sería el fortalecimiento de la regionalización dirigido hacia aquellas zonas donde existe poblaciones con mayores condiciones de vulnerabilidad, y si en aquel momento, la decisión del CONARE era pertinente, eso hoy tiene una mayor relevancia, porque frente a una crisis que no solo es económica sino también social, política, ambiental y energética, pues desde luego que tenemos que unir más esfuerzos para contribuir al desarrollo de las regiones de este país y de eso se trata, de mejorar la vida de los costarricenses”.

Por su parte, Carlos Morgan, coordinador general de la Comisión de Enlace del CONARE y vicerrector de planificación de la UNED, expresó que el proceso madura positivamente y que la conclusión más importante es haber adquirido mayor confianza en el desarrollo de las acciones que dirigen las cuatro universidades públicas, pues asegura que ahora hay mayores capacidades de reconocer las potencialidades y debilidades de cada región.
“Ese reconocimiento de nuestra propia capacidad es muy importante, para poder orientar mejor los recursos, así cada universidad puede aportar en lo que es más competitiva y mejor se desarrolla y de esta manera fortalecer las iniciativas en cada región. La idea es que lejos de estar dentro de una política de planificación  quinquenal, sea una política permanente, eso es básicamente el objetivo, de manera que el CONARE cada año asigne recursos específicos para potenciar la regionalización interuniversitaria y que no esté sujeto a planes quinquenales que puedan variar, es decir, ya sería una política permanente del CONARE,  siempre buscando la articulación entre las universidades”, declaró Morgan.

Algunos de los proyectos que se llevan a cabo en las cinco regiones del país son las siguientes: Plataforma Tecnológica para el desarrollo económico local; Fortalecimiento de las capacidades competitivas de las MIPYMES; Fortalecimiento para la competitividad y sostenibilidad empresarial en iniciativas de turismo rural comunitario; Fortalecimiento local para el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de Isla Venado, Cabulla, Isla Caballo, Isla Chira y Pochote; Kioscos Ambientales; Encadenamiento y Emprendimientos, Socio Productivos con Enfoque de Género y  Mejora de la oferta educativa en gestión ambiental, entre otros..

La mayoría de estas iniciativas se desarrollan mediante un trabajo conjunto de las cuatro universidades. Es importante mencionar que la propuesta que presentarán obedece a un tema estratégico y específico para contribuir con el desarrollo del país, la cual será  evaluada por el CONARE en las próximas semanas.{jcomments on}