Rectores visitan zona norte-norte del país para escuchar necesidades en educación superior

CONARE visita Centro Universitario de la UNED en Pavón para reunirse con fuerzas vivas de la comunidad


Autoridades y académicos de la Universidad Técnica Nacional (UTN) participaron en el conversatorio


UNED acompañará proceso de organización intercomunitaria para delinear estrategias de educación universitaria pertinentes en la zona

 

Autoridades del Consejo Nacional de Rectores (CONARE) y fuerzas vivas de las comunidades de la zona norte-norte del país marcaron un hito histórico en el campo de la educación superior costarricense. Por primera vez, juntaron sus capacidades para analizar la situación regional y encaminarse hacia la formulación de una oferta académica que impulse el desarrollo local.

 

La zona norte-norte del país es una región abatida por los altos índices de pobreza y desempleo. La distancia con el Valle Central la pone en desventaja frente a algunas oportunidades de estudio y trabajo, pero su ubicación geográfica y sus tierras -dedicadas en su mayoría al agro- poseen un alto potencial para salir adelante y contrarrestar las desigualdades sociales.


Precisamente, la preocupación por la situación de la zona norte-norte y la capacidad instalada en infraestructura –evidenciada en la nueva sede de la UNED en Pavón- despierta en las autoridades de CONARE el interés por crear planes académicos conjuntos, específicos y pertinentes con las condiciones sociales y económicas de la población.


Así las cosas, el Centro Universitario (CeU) de Pavón fue el escenario en el que se dieron cita dirigentes comunales, representantes de escuelas y colegios, autoridades municipales, empresarios locales y estudiantes, junto con autoridades de la Universidad de Costa Rica (UCR), el Tecnológico de Costa Rica (TEC), la Universidad Nacional (UNA), la Universidad Técnica Nacional (UTN) y la universidad anfitriona, cuyo rector Luis Guillermo Carpio Malavasi ostenta la presidencia de CONARE.


"Hoy estamos convencidos que desde CONARE podemos plantear alternativas de desarrollo para la zona norte-norte. Estamos apuntando a la planificación ordenada, a una visión estratégica que incluya a las fuerzas vivas de la zona", comentó Carpio Malavasi, al motivar a los presentes a intercambiar opiniones y acordar acciones conjuntas.


En la reunión participaron representantes de comunidades como Las Delicias, Chimurria, San Jorge, Veracruz, La Urraca, El Parque, El Amparo, San José, Pavón, San Jorge, Caño Negro y Los Chiles. Cada una de sus perspectivas de desarrollo y de educación fue escuchada con el compromiso de organizar un frente común para analizar las mejores opciones académicas en el corto y mediano plazo.


Actualmente, la zona norte espera la culminación de la Ruta 1856, lo que afirman abrirá oportunidades para sus habitantes y demandará también preparación académica en temas aduaneros y migratorios. Esta fue una de las principales preocupaciones externadas por dirigentes comunales en la reunión.


No obstante, la rectora de la UNA, Sandra León Coto, explicó que la apertura de carreras o cursos cortos especializados debe obedecer a la demanda real de espacios profesionales, siendo más conveniente articular acciones entre universidades para dar respuesta a esas necesidades específicas de formación y evitar así la promoción abierta de planes académicos sin previo análisis de pertinencia.


El Centro de Investigación y Evaluación Institucional (CIEI) de la UNED realizó el año pasado una investigación para determinar con actores del desarrollo regional cuáles eran las necesidades académicas en la zona norte. Como conclusiones señalan la carencia de técnicos en Sanidad Animal, Sanidad Vegetal y aspectos aduaneros, así como en Turismo, Sector Ambiental e Inglés para el desarrollo del Turismo.


Un acercamiento a la región


Las nuevas instalaciones del CeU de Pavón fueron inauguradas el año pasado. La UNED ha puesto el centro universitario a disposición de CONARE para la entrega de la docencia y proyectos en la región.La presencia de las autoridades de CONARE en el norte-norte del país fue más allá del diálogo con fuerzas activas. Previo a dicho encuentro, sostuvieron reuniones con representantes municipales y asociaciones de desarrollo para conocer más detalladamente la realidad de la región.


La vicealcaldesa de Pavón, Elieth Artavia, mostró su complacencia con la visita recibida. Destacó que el interés de CONARE da esperanzas en una zona afectada por la pobreza y el desempleo, quizá por ser una de las regiones más despobladas del territorio nacional.


De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), en el cantón de Los Chiles viven en promedio 15,17 personas por kilómetro cuadrado. Su extensión es de 1358.86 kilómetros cuadrados y posee como distritos a Los Chiles, Caño Negro, El Amparo y San Jorge.


"Es necesario impulsar el desarrollo humano cantonal con acciones que comprendan un trabajo interinstitucional constante, que no sean, como ha ocurrido en el pasado, acciones aisladas que han carecido de seguimiento y de evaluación de resultados", comentó la funcionaria.


De acuerdo con datos del XVIII Informe del Estado de la Nación, la tasa de analfabetismo de la población mayor de 10 años en la Región Huetar Norte fue de 5.2%, en el año 2011. La investigación apunta además que menos del 10% de la población de 25 a 60 años del cantón de Los Chiles tiene algún año de educación universitaria.


En el crecimiento de la pobreza, la región Huetar Norte fue una de las regiones más perjudicadas en los últimos años. En la zona, la pobreza y la pobreza extrema crecieron de forma simultánea, según el informe. Por ejemplo, la incidencia de la pobreza fue de cerca del 30% en el año 2011.


"Nos sentimos satisfechos, complacidos con la presencia de los rectores en la zona. Durante años, nos hemos sentido abandonados. Tenemos una población estudiantil que una vez que logra bachillerarse no sabe qué hacer para continuar con la educación universitaria, pues las universidades públicas hasta ahora habían sido parte de las pocas alternativas", comentó Noel Ortiz, del Centro Integrado de Educación para Jóvenes y Adultos (CINDEA) en Los Chiles.


Sus palabras fueron replicadas por la mayoría de los presentes. Como resultado quedó el compromiso de organizar las capacidades de cada uno de los grupos presentes en el conversatorio para dialogar acerca de las características que deben cumplir los procesos de educación formal y no formal, sus tiempos de duración, su modalidad y la coincidencia con las ofertas académicas de cada una de las universidades involucradas.


Parte del proceso organizativo fue encomendado a la Escuela de Ciencias de la Administración (ECA), por su experiencia en el análisis de las necesidades locales para el planteamiento de ofertas educativas, tal como lo ha hecho en la Zona de Los Santos con poblaciones indígenas y migratorias.


Al cerrar la actividad, el presidente de CONARE fue enfático al afirmar "este no es el fin, es el comienzo". Por tanto, en las próximas semanas el trabajo de las universidades en la región se verá incrementado para palpar resultados tangibles en el corto y mediano plazo.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

{jcomments on}