Ciudades costeras en peligro por variación climática

Temática fue abordada por el programa Manejo de Recursos Naturales en el marco del Día Mundial del Agua

Actividad fue organizada por la Escuela de Ciencias Exactas y Naturales (ECEN)

Por: Renzo Kcuno Aimituma

El programa Manejo de Recursos Naturales (MARENA) de la Universidad Estatal a Distancia (UNED) llevó a cabo la charla “Desafíos emergentes en la adaptación a la variabilidad climática en ciudades costeras”, con el fin de analizar la situación actual que atraviesan dichos territorios.

Para Adrián Ruíz, funcionario de MARENA y expositor de la charla, el planeta se calienta a un promedio de 0,2°C por década, siendo los mares y costas muy vulnerables a la expansión térmica, erosión de playa, degradación de ecosistemas y cambios en precipitación.

“Según el Estado de La Región, 2014; IPPC, 2015, estos cambios climáticos, en especial el incremento de las altas temperaturas hacen que las costas se vean afectadas drásticamente. Por otra parte, el Instituto Meteorológico Nacional (IMN) publicó hace unos años que las temperaturas aumentaran hasta en 6°C la máxima y la mínima puede subir 4°C; eso quiere decir que las ciudades costeras seguirán siendo afectadas”, manifestó Ruíz.

“Por eso, es importante plantearse soluciones reales ante los desafíos emergentes de esta variabilidad climática que están afectando nuestras costas. Como prioridades de acción y adaptación se recomienda Detener el desarrollo urbano en las planicies de inundación; Trabajar temas de educación ambiental y de uso del suelo para evitar la contaminación de los ríos y quebradas, así como proteger las márgenes de los ríos para reducir la posibilidad de inundaciones, entre otras acciones”, agregó Ruíz.

Desde una perspectiva mundial, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) plantea una “mitigación adaptativa”, esto mediante la Agenda 2030 de desarrollo sustentable donde señala: Reforzar la resiliencia y capacidad de adaptación a los riesgos relacionados con el clima y las catástrofes naturales en todos los países.

Asimismo: Integrar medidas relacionadas con las alteraciones climáticas en las políticas, estrategias y planes nacionales, y Mejorar la educación, aumentar la concientización y capacidad humana e institucional acerca de las medidas de mitigación, adaptación y reducción del impacto y alerta temprana en lo que respecta a las alteraciones climáticas.

Ante este panorama, Adrián Ruíz enfatizó, que se debe planificar adecuadamente el envío de aguas servidas, cloacales y pluviales que aumentan el caudal de los ríos provocando inundaciones y problemas de salud, así como conformar grupos organizados para participarlos en la prevención y gestión de riesgos hacia la población.

Para Ruíz, muchas de las medidas para financiar la adaptación, mitigación y resiliencia se basan o influyen en el mercado de carbono, sistema equivocado y limitado que ´paga´ en función de la demanda.

“Esto del mercado de carbono es algo errado, ya que los reportes de emisión de gas y las negociaciones entre países de poder e influencia política y económica tendrán siempre la ventaja para comprar carbono, pero no quiere decir que están rediciendo sus emisiones; entonces es una mentira, pues aquí no hay una real adaptación a los cambios y variaciones climáticas que generan las grandes potencias”, concluyó.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

{jcomments on}