Población de la zona Sur trabaja por la conservación de su riqueza ambiental

Centro Universitario Osa forma parte de dicha iniciativa

Con el objetivo de conservar la riqueza ambiental de la zona Sur, el Centro Universitario Osa de la Universidad Estatal a Distancia (UNED) junto a otras entidades regionales llevan a cabo el proyecto “Educando y actuando por la conservación y protección de la riqueza ambiental del Cantón de Osa”.

Desde principios de agosto, dicha sede universitaria puso en marcha el primer proyecto ambiental interinstitucional, el cual está conformado por el Grupo Ecológico UNED de Osa (GEOSA), el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), representados por la Agencia de Palmar Norte y el Programa de Reforestación ICE, y el Ministerio de Salud, mediante el Área de Salud de Osa.

De igual manera, entidades como la ASADA de Palmar Sur, el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC), la Asociación de Áreas de Conservación de Osa (ACOSA) y la Municipalidad de Osa por medio de la Oficina del Ambiente se han comprometido en la ejecución de dicho plan regional .

En lo que va del año se han sembrado más de 1000 árboles, todas, especies endémicas de la región, entre las que se pueden mencionar: Roble Sabana, Guachipilín, Corteza, Cenízaro, Sotacaballo y Espabel.

Cabe destacar, que los árboles fueron donados por el Programa de Reforestación del ICE y plantados en Palmar Sur en una propiedad de la ASADA, lugar donde están instalados los tanques de captación de agua que brindan suministros a los vecinos de esa comunidad. En total, se reforestó un área de 3.5 hectáreas.

Se espera que para el 2016 más entidades se unan a este esfuerzo regional. Según indicaron los organizadores, ya existen otros espacios para sembrar más árboles, con las mismas características del terreno de la ASADA.

Es importante mencionar, que la problemática del deterioro ambiental en Costa Rica tiene sus orígenes en el estilo de desarrollo que adoptó a partir de la década de los años 50.

Este estilo provocó un incremento en la tala de bosques para el cultivo de pastos para un modelo de ganadería extensiva, así como una búsqueda de tierras por parte de los campesinos desposeídos de las mismas.

En materia forestal, según estudios hechos por el World Resources Institute, la tala de árboles ha tenido uno de los ritmos más elevados del hemisferio, provocando que sólo quede un remanente de bosque productor-primario del 7% del territorio nacional.

Se estima que el país tuvo pérdidas, entre 1970 y 1990, de 2.200 millones de toneladas de suelo por procesos erosivos. La erosión de los suelos cultivables y pastos arrastró nutrientes por un valor equivalente al 17% de las cosechas anuales y al 14% de los productos ganaderos entre 1970-1990; datos alarmantes si se considera que la recuperación del suelo tropical como recurso natural puede tomar entre 100 y 150 años para restaurarse, informó World Resources Institute.

Colaboró con esta información Maureen Soto Corrales, corresponsal del Centro Universitario Osa.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

{jcomments on}