Santa Cruz albergó "I Feria Ambiental de Flora Costera"

Investigación de la UNED es pionera en Costa Rica y Centroamérica

Proyecto pretende minimizar desertificación de la zona y realizar un estudio responsable, para suministrárselos a entidades competentes que brinden soluciones inmediatas

 

En un día soleado y a ritmo de marimba, juegos, talleres, charlas acerca del ambiente, stands informativos y la visita agradable de varios niños y jóvenes de diferentes centros educativos fueron los ingredientes principales, para llevar a cabo la "I Feria Ambiental en pro de la Conservación de la Flora Costera".

 

Dicha actividad fue organizada por la Cátedra de Gestión y Conservación de los Recursos Naturales de la Escuela de Ciencias Exactas y Naturales (ECEN), la Vicerrectoría de Investigación y el Centro Universitario Santa Cruz, sede que abrió sus puertas desde tempranas horas para recibir a los pobladores de la zona de Guanacaste.

 

Según los organizadores, el principal objetivo de la feria ambiental fue divulgar el proyecto Flora Costera a todos los pobladores de la región, con el fin de generar conciencia en su población infante, adolecente y personas en general, acerca de la situación real en la que se encuentra el litoral costero, principalmente en las playas de Marbella, Callejones, Venado, siendo el primero el de mayor impacto.

 

En el marco de la actividad, el centro Universitario Santa Cruz aprovecho el espacio para izar la Bandera Azul Ecológica, galardón que obtuvo hace poco por su responsabilidad ambiental, los encargados de realizar dicho acto los estudiantes del Grupo Ecológico Jabirú, quienes contribuyeron con la organización de la feria.

 

De igual manera, se presentaron diversos grupos culturales, artísticos y musicales, quienes alegraron el ambiente de principio a fin, entre ellos: el grupo cultural, Fusión UNED, Grupo Ecológico Santa Cruz, Ecocirco de Potrero y Sol de Vida; además. En cuanto a los stands, estos fueron ocupados por el Proyecto Flora Costera, CEMEDE-UNA, ACT, EFEH (Horizontes), Ministerio de Salud, Reserva Conchal, Editorial de la UNED y el Instituto de Oceanología de Costa Rica, quienes brindaron información relevante en diversas temáticas.

 

Dicha iniciativa puede considerarse como pionero en el país y en Centroamérica, señaló Mery Ocampo, encargada de Cátedra, Gestión y Conservación de Recursos Naturales en una entrevista realizada por el programa Umbrales de la Vicerrectoría de Investigación de la UNED.

 

flora1"Es importante para nosotros abordar esta problemática porque el bosque seco o tropical no ha sido estudiando y menos el bosque seco, que se ubica en la costa de nuestro litoral. Además, dado que es un ecosistema muy frágil y muy poco estudiado, en necesario investigar esa zona. Costa Rica cuanta quizá con el parche más grande y mejor conservado de América Latina y justamente por eso debemos de estudiarla más a profundidad, a fin de plantear estrategias de conservación y recuperación de la flora costera", afirmó Ocampo.

 

"En ese sentido, debemos de rescatar los aportes del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC-Tempisque) y mediante los inventarios taxonómicos del InBio y el Museo Nacional en coordinación con el Jardín Botánico de Missouri, además de los estudios ecológicos del doctor, Daniel Janssen pues todos esos trabajos nos han servido de insumos. Por eso es importante estudiar el bosque seco, porque es un ecosistema muy escaso, el cual se ha venido perdiendo mucho", finalizó Ocampo.

 

De acuerdo a los estudios efectuados, Costa Rica tiene una biodiversidad privilegiada, que se distribuye en varios ecosistemas, los cuales son determinados por factores bióticos y abióticos. Los componentes bióticos son organismos vivos, que interactúan entre seres vivientes, este es el caso de la flora y fauna, en cuanto a los abióticos, estos se relacionan con los espacios donde habitan los organismos vivos.

 

La vegetación costera funciona como barrera contra vientos y mareas fuertes, brinda refugios a los animales, disminuye la erosión y restringe la salinidad que entra al terreno, evitando problemas de desertificación.

 

En esa línea, el proyecto Flora Costera pretende suministrar información científica actual, confiable e integral, que permita brindar herramientas al gobierno local, a las comunidades y al turismo, para hacer una mejor gestión de los recursos naturales y promover la conservación y regeneración del Pacífico Norte costarricense.

 

Finalmente, Aarón Fallas, integrante del Proyecto Flora Costera, informó que la participación fue productiva pues diversos representantes de organizaciones comunales, asociaciones, y estudiantes de los centros educativos, escuela Marbella, escuela y colegio Ostional, escuela Río Seco, escuela Junquillal y escuela Los Pargos, entre otras, se llevaron información relevante acerca de la realidad de la Flora Costera.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

{jcomments on}