Comunidades participan en elaboración de plan de manejo

El Refugio Nacional de Vida Silvestre Mata Redonda fue creado en 1994 con el fin de proteger los bosques tropicales y humedales en las tierras bajas de la cuenca del río Tempisque

 

 

 

Vecinos del humedal Mata Redonda, ubicado en el Parque Nacional Palo Verde, han participado activamente en este proceso.    En el 2010, la Universidad Estatal a Distancia (UNED) mediante la Vicerrectoría de Investigación y el Proyecto Diriá-Mata Redonda, en conjunto con el Área de Conservación Tempisque (ACT), inició el proceso de elaboración del Plan de Manejo del Refugio Nacional de Vida Silvestre Mata Redonda.

    

Cinco distritos nicoyanos, cuya relación con esa área silvestre protegida es muy estrecha, participan en el proceso de elaboración del plan. Inicialmente, lo hicieron  mediante los espacios llamados "Tertuliando con las comunidades".

  

En dichos espacios los habitantes de Rosario, Monte Galán, Zapote, San Lázaro y Puerto Humo, contaron la historia de sus pueblos y su vinculación con la laguna Mata Redonda.

 

"Este acercamiento sirvió para que los pobladores contaran la historia de sus pueblos, para dar a conocer la intención de la UNED de llevar a cabo este proceso y para explicarles en qué consiste la elaboración del plan y el papel que juegan las comunidades en su construcción", comentó Ricardo Osorno, asistente del Proyecto Diriá-Mata Redonda, de la UNED.

 

Posteriormente, se inició la etapa de talleres. Realizaron seis, tanto con adultos como con niños. Un equipo interinstitucional conformado por funcionarios de la UNED, el ACT y el Centro Mesoamericano de Desarrollo Sostenible del Trópico Seco de la Universidad Nacional (UNA) llevó a cabo este proceso.

 

Los talleres han abordado diversas temáticas; la información recabada será la materia prima para la elaboración del plan. Empezaron con uno de sensibilización, ahí se explicó la importancia del humedal, así como la necesidad de manejarlo y conservarlo. En otro taller se desarrolló el tema de la legislación que lo rige; también abarcaron la caracterización socioeconómica; este incluyó un análisis FODA del estado de los recursos naturales, tanto de la comunidad como del refugio.

  

El plan de manejo es una herramienta que permite planificar a mediano y largo plazo las acciones a desarrollar en un área silvestre protegida; sea Reserva Biológica, Parque Nacional, Refugio Nacional de Vida Silvestre, Reserva Forestal, Zona Protectora, Humedal o Monumento Nacional.

 

En este sentido, dicho plan servirá para orientar la gestión y administración del área protegida. Este documento se está realizando con la Guía para la Elaboración y Formulación de Planes de Manejo de Áreas Silvestres Protegida del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC).

  

En julio realizarán una actividad con las comunidades  y las instituciones vinculadas al refugio como el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados  (AyA), la Municipalidad de Nicoya, CoopeGuanacaste, el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y el Ministerio de Salud (MINSA); entre otras, para validar la propuesta del plan de manejo y conformar el Comité de Seguimiento que apoyará su gestión e implementación.

 

"Vamos a llevarles la información técnica que comprende la zonificación del área; esto tiene que ver con la disponibilidad de espacios para el desarrollo de diferentes actividades y aquellos que deben permanecer intactos; también     conversaremos acerca de las áreas más vulnerables", dijo Martha Calderón, coordinadora del proyecto Diriá-Mata Redonda, de la UNED.

  

El equipo de trabajo espera que a finales de julio esté concluido el documento del plan para su remisión al Consejo Nacional de Áreas de Conservación (CONAC), órgano con la potestad de aprobarlo.

  

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

{jcomments on}