Relaciones igualitarias en
construcción

 

¿Qué es el trabajo doméstico no remunerado?

Mercedes Pedrero (UNAM) lo define como: “el esfuerzo físico y mental que tiene por resultado la transformación de un bien o la realización de un servicio, sin importar quién lo realice, esto es, si se puede delegar en alguien más, ya sea por productos reemplazados, de mercado o servicios remunerados.”

* *Fuente: Nieto, Mercedes Pedrero. 2004. “Una Estimación Del Valor Económico Del Trabajo Doméstico” 19 (56): 413–46.

mujeres
 

¿Cómo se distribuye la participación del trabajo doméstico no remunerado?

Según el ENUT (2017) **, las mujeres 36:01 horas/semana y los hombres 13:55 horas/semana

** Fuente: https://www.inec.cr/multimedia/enut-2017-encuesta-nacional-de-uso-del-tiempo-0

mujeres
 

¿Qué hacer ahorita?

Revisemos en casa la distribución del trabajo doméstico ¿cómo?

Visualicemos las personas responsables del trabajo doméstico y de cuidado: cocina, lavar, ordenar, limpiar, hacer tareas con los niños y niñas, velar por el cuido de personas mayores, cuido de personas con capacidades diferentes.

 

Si la respuesta es que recae en una
persona del grupo familiar

Le invitamos a: ¡Iniciar ciertos cambios!

1. Implementando un plan de mejora.

2. El plan tendrá en cuenta las características de cada familia, sus miembros y posibilidades.

3. Teniendo en cuenta las prioridades sanitarias ante el COVID-19

 

Plan de mejora

 

- Mantener horarios

- Dividir el trabajo doméstico según habilidades

1. Tener en cuenta edad y por lo tanto riesgo. Si el trabajo requiere mayor supervisión que efectividad, habrá que cambiar de asignación.

2. Recordar que hay necesidades emocionales que cubrir, en estos momentos se pueden ver alteradas por ansiedad ante el confinamiento y la incertidumbre, por lo tanto resultan prioritarios también.

3. Realizar un cronograma de trabajo, pegarlo en una lugar visible. Para que funcione como recordatorio de lo que cada quien tiene que hacer.

4. Cumplir el cronograma.

mujeres
 

No pretender
la perfección

1. Es probable que sí es una designación nueva a una persona del grupo familiar, tarde un tiempo en realizarla. NO le demos la que tenga mayor prioridad.

2. Seamos pacientes, no saldrá todo a la perfección. Renunciemos a esto en esta crísis pandémica.

3. Recordemos no ir aumentando frustración, la reacción puede ser inadecuada.

4. Concentremonos en el cronograma y las prioridades.

 

Priorizar cierto
trabajo doméstico

1. La situación no es la misma de "antes", por lo que se deben reforzar ciertas áreas.

2. La limpieza es más rigurosa, lavado de manos, limpieza de productos que vengan de fuera de casa, limpieza de manecillas de puerta, esto puede ser compartido entre las personas de la familia. Recuerde seguir el protocolo de cuando un producto o persona ingresa de fuera de casa.

3. Habrá actividades que "cotidianamente" se realizaban, que no son las principales en este momento, en el cronograma deberán asignarse y distribuirse para otros momentos.

 

Reconocer que hay
recarga de funciones

1. Generalmente hay recarga de funciones en un estado sin pandemia, por supuesto que en este momento hay más actividades del hogar.

2. Reconozcamos el exceso de tareas, de esta forma se puede dar la posibilidad de distribuir.

3. Enfaticemos en la prioridad y en renunciar a algunas que no son fundamentales en este momento.

mujeres